Voluntaria de Greenpeace defendiendo a la Ballena Franca Austral: “Fue motivador volver a encontrarnos”

Hace 20 años se instauró el 25 de septiembre como día de la ballena franca austral en su conmemoración  Ese mismo día Greenpeace instaló una escultura en la Plaza Rubén Dario en el barrio de Recoleta. La idea fue aprovechar esta efemérides para pedir por la protección de la Ballena Franca Austral y del Mar Argentino. Desde el equipo de voluntariado Andrea Camorino, de Rosario, nos cuenta su experiencia participando de la actividad:

Andrea junto a la escultura de la ballena

“Las personas que se acercaban al lugar además de ver la gran estructura realizada por Luis Maria Belgrano podían percibir los sonidos que sufren las ballenas bajo el agua producidos por la exploración sísmica. Quienes se acercaban eran recibidos por voluntarios que contaban y explicaban al respecto.

Un video en una instalación permitía a las personas escuchar los fuertes sonidos de la actividad sísmica

En lo personal puedo decir que ayudar en la jornada fue muy motivador. Regresar a las actividades presenciales y vernos de nuevo después de tanto tiempo. Fue muy lindo poder sentir ese espíritu vivo nuevamente al volver a experimentar el contacto con el público. Contar sobre la problemática actual del ecosistema acuático nacional a otras personas.

Andrea junto a un compañero voluntario y el artista Luis María Belgrano

Disfruté participar y trabajar en equipo, saber que hay un compromiso con la causa y con nosotros como grupo que continúa a pesar de este tiempo que permanecimos en lo virtual”.