Por Mikel García

Es posible que hayas oído hablar de un estilo de vida saludable para el corazón o un régimen de alimentación amigable para el intestino. ¿Pero sabes qué nutrientes necesitas para apoyar la desintoxicación del hígado? Mira los mejores suplementos para la salud de tu hígado.

El hígado es como el guardia de seguridad del cuerpo que se asegura de que las toxinas no lleguen muy lejos en tu cuerpo. Y si lo hacen, se asegura de que salgan lo más rápido posible.

Además de seguir un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras frescas, existen una serie de complementos alimenticios que pueden apoyar la salud y el buen funcionamiento del hígado. Ante cualquier problema, señalamos ir al médico para que nos pueda dar tratamiento a medida. Esto son algunos de ellos:

Cardo mariano (Silybum marianum)

Es una planta cuyas semillas tienen muchos beneficios para la salud del hígado. Se cree que la silimarina es el componente activo principal en las semillas del cardo mariano y se ha utilizado históricamente para tratar problemas hepáticos como cirrosis, hepatitis e incluso problemas de la vesícula biliar. Se cree que estos beneficios para la salud provienen de los flavonolignanos antioxidantes que se encuentran en la silimarina¹.

¿Cómo ayuda el cardo mariano al hígado?

La investigación muestra que la silimarina mejora el glutatión hepático y de esta manera contribuye a la defensa antioxidante del hígado. Sin mencionar que se ha encontrado que aumenta la síntesis de proteínas en los hepatocitos, o células hepáticas, al estimular la actividad de la ARN polimerasa I.

Un informe de 2017 sugiere que debido a estas propiedades, la silimarina, junto con los cambios en el estilo de vida, puede ser un posible tratamiento futuro para la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Selenio

silybum-marianum-848753_1280

El selenio es un mineral esencial que los humanos necesitan para sobrevivir. Uno de sus importantes beneficios para la salud se refiere a la salud del hígado.

Este mineral está presente en muchos alimentos como las nueces de Brasil, el arroz integral, el trigo integral, el pescado como el atún, el halibut y las sardinas, así como en el pavo, el pollo y los huevos, entre otros alimentos.

¿Cómo ayuda el selenio al hígado?

Aunque la investigación aún se encuentra en sus primeras etapas con respecto al selenio y la salud del hígado, los resultados son prometedores. Un estudio en animales de 2018 analizó el impacto de los suplementos de selenio y zinc en ratas con enfermedad hepática grasa no alcohólica.

Los resultados del estudio muestran que las ratas en una dieta alta en grasas que recibieron el suplemento combinado después de la progresión de la enfermedad tuvieron una acumulación de grasa, colesterol y triglicéridos séricos significativamente más bajos después de 20 semanas de tratamiento4.

Otro estudio similar encontró que la suplementación con selenito de sodio restableció la actividad antioxidante y redujo los niveles de marcadores bioquímicos de disfunción hepática como la bilirrubina y la ALT en ratas cirróticas.

N-acetil-cisteína (NAC)

Es un suplemento ampliamente utilizado que tiene un gran potencial beneficios para la salud del hígado. Este compuesto es un precursor de la L-cisteína, que conduce a la elevación de la producción de glutatión en el cuerpo.

¿Cómo ayuda NAC al hígado?

El glutatión es un antioxidante que la investigación muestra ser prometedor para ayudar a recuperar los daños hepáticos inducidos por el estrés oxidativo en las enfermedades hepáticas alcohólicas y no alcohólicas. Por lo tanto, la N-acetil-cisteína, que es un antioxidante en sí mismo, tiene el poder de combatir el estrés oxidativo directa e indirectamente a través de sus propiedades promotoras del glutatión.

Un estudio de 2018 analizó el NAC y su efecto sobre la salud del hígado. Los resultados del estudio muestran que el NAC disminuyó significativamente los niveles de productos de desecho hepáticos como los ácidos biliares y la bilirrubina en el hígado, todos los cuales están elevados con daño hepático.

Otro estudio de 2018 analizó el potencial para ayudar a las personas con trastorno por consumo de alcohol en presencia de enfermedad hepática. Se descubrió que los beneficios para la salud del hígado del NAC en esta población pueden deberse al hecho de que el estrés oxidativo desempeña un papel clave en el desarrollo del trastorno por consumo de alcohol y la enfermedad hepática.

Vinagre de sidra de manzana

rice-1600219_1280

El vinagre de manzana se produce cuando la levadura digiere los azúcares de las manzanas y los convierte en alcohol. Entonces, son las bacterias conocidas como acetobacter las que convierten el alcohol en ácido acético con sabor agrio.

Se cree que sus beneficios para la salud provienen de la combinación de levadura y bacterias que se forman durante este proceso de fermentación.

¿Cómo ayuda el vinagre de manzana al hígado?

Aunque la investigación sobre la salud del hígado está en sus primeras etapas, se han obtenido resultados prometedores en estudios con animales.

Un estudio analizó el efecto del vinagre de sidra de manzana en ratas con enfermedad del hígado graso no alcohólico. Los resultados del estudio muestran que las ratas que recibieron vinagre de manzana durante 22 semanas tuvieron reducciones en los niveles de triglicéridos séricos, colesterol, enzimas hepáticas y glucosa.

Otro estudio similar encontró que las ratas alimentadas con vinagre de manzana diariamente durante más de 28 semanas tuvieron mejoras en el metabolismo de los lípidos, así como una disminución del daño hepático. Se cree que estos beneficios provienen de los efectos antiinflamatorios de las propiedades antioxidantes del vinagre de manzana1.

Vitamina C

La vitamina C es una las vitaminas hidrosolubles más conocidas por sus propiedades antioxidantes y de apoyo al sistema inmune. Sin embargo, este nutriente también es un suplemento efectivo para la salud del hígado.

La vitamina C se encuentra en alimentos como las naranjas, pimientos, kiwi, fresas y brócoli, por nombrar algunos. Sin embargo, si estos alimentos no se incluyen con frecuencia en tu dieta, es posible que necesites un suplemento.

¿Cómo ayuda la vitamina C al hígado?

Cuando se trata de la salud del hígado, la vitamina C puede ser de ayuda en la prevención del desarrollo de la enfermedad del hígado graso. Un estudio analizó el impacto de la suplementación con vitamina C en un grupo de adultos. Los resultados del estudio muestran que la ingesta de vitamina C ayudó a reducir el riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso en adultos, especialmente en hombres y personas no obesas.

Además, otra investigación muestra que puede haber un posible vínculo entre la deficiencia de vitamina C y la enfermedad del hígado graso. Los resultados del estudio de experimentos con animales controlados muestran que la deficiencia de vitamina C está relacionada con niveles elevados de grasa en el hígado, aumento del estrés oxidativo en las células del hígado, así como inflamación.

Curcumina

orange-1995056_1280

Como ingrediente activo de la popular especia cúrcuma, la curcumina es un potente antioxidante que se ha utilizado con fines medicinales durante miles de años. Se cree que sus beneficios para la salud provienen de las propiedades antiinflamatorias del compuesto. Estas propiedades lo convierten en un suplemento ideal para la salud del hígado.

¿Cómo ayuda la curcumina al hígado?

La investigación muestra que la curcumina tiene efectos protectores contra los radicales libres en la protección de la salud del hígado.

Un estudio que respalda esto analizó los efectos de la curcumina en la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Los resultados del estudio muestran que las dosis más altas de curcumina de aproximadamente 1000 miligramos al día o más pueden ayudar a reducir los niveles de enzimas hepáticas en la sangre en solo ocho semanas de tratamiento.

Referencias

Abenavoli, L., et al. Milk thistle (Silybum marianum): A concise overview on its chemistry, pharmacological, and nutraceutical uses in liver diseases. Phytotherapy research. November 2018; 32(11): 2202-2213.

Vargas-Mendoza, N., et al. Hepatoprotective effect of silymarin. World Journal of Hepatology. March 2014;6(3): 144-149.

Colica, C., Boccuto, L., & Abenavoli, L. Silymarin: An option to treat non-alcoholic fatty liver disease. World Journal of Gastroenterology. 2017;23(47): 8437-8438.

Shidfar, F., Faghihi, A., Amiri, H. L., & Mousavi, S. N. Regression of Nonalcoholic Fatty Liver Disease with Zinc and Selenium Co-supplementation after Disease Progression in Rats. Iranian journal of medical sciences.2018;43(1):26-31.

Gowda, S., et al. A review on laboratory liver function tests. Pan African Medical Journal. 2009;3:7.

Sacco, R., Eggenhoffner, R., and Giacomelli, L. Glutathione in the treatment of liver diseases: insights from clinical practice. Minerva Gastroenterological e Dietologica. December 2016; 62(4): 316-324.

Otrubová, O., et al. Therapeutic effects of N-acetyl-L-cysteine on liver damage induced by long-term CCI4 administration. General physiology and biophysics. January 2018; 37(1): 23-31.

Morley, K.C., et al. N-acetyl cysteine in the treatment of alcohol use disorder in patients with liver disease: Rationale for further research. Expert opinion on investigational drugs. August 2018;27(8): 667-675.

Mohammadghasemi, F., Abbasi, M., Rudkhaneei, K., and Aghajany-Nasab, M. Beneficial effect of apple vinegar on reproductive parameters in male rat modelof nonalcoholic fatty liver disease. Andrologia. (October 2018;50(8): e13065.

Bouazza, A., et al. Effect of fruit vinegars on liver damage and oxidative stress in high-fat-fed rats. Pharmaceutical biology. 2016;54(2): 260-265.

Halima, B.H., et al. Apple Cider Vinegar Attenuates Oxidative Stress and Reduces the Risk of Obesity in High-Fat-Fed Male Wistar Rats. Journal of Medicinal Food. January 2018;21(1):70-80.

Wei, J., Lei, G. H., Fu, L., Zeng, C., Yang, T., & Peng, S. F. Association between Dietary Vitamin C Intake and Non-Alcoholic Fatty Liver Disease: A Cross-Sectional Study among Middle-Aged and Older Adults. PloS one. 2016;11(1), e0147985. doi:10.1371/journal.pone.0147985

Ipsen, D. H., Tveden-Nyborg, P., & Lykkesfeldt, J. (2014). Does vitamin C deficiency promote fatty liver disease development? Nutrients. 2014;6(12), 5473-99.

Mansour-Ghanaei, F., Pourmasoumi, M., Hadi, A., and Joukar, F. Efficacy of curcumin/turmeric on liver enzymes in patients with non-alcoholic fatty liver disease: A systematic review of randomized controlled trials. Integrative Medicine Research. 2019 Mar;8(1):57-61.

L’entrada Los 6 mejores suplementos para la salud de tu hígado ha aparegut primer a BeHealthy.