Te has apuntado a un estilo de vida saludable. Has abandonado los excesos y has dicho no a los ultraprocesados. Da gusto ver tu plato: solo comida real, pero… ¿y en tu vaso? ¿Qué pasa con la bebida? ¿Qué bebe un realfooder? Descubre la kombucha.

Afortunadamente existen opciones “real”, muy sanas y con sabores tan apetecibles y tan variados que te costará decidir cuál es tu favorito. Hablamos de la kombucha, un refresco saludable, rico en probióticos y que se consume desde hace siglos.

La kombucha es una bebida elaborada a partir de té verde, agua, azúcar y SCOBY (symbiotic culture of bacteria and yeast). El scoby es, técnicamente hablando, una simbiosis de bacterias y levaduras. A través de un proceso de fermentación este ingrediente “mágico” consume prácticamente todo el azúcar de la mezcla y genera un refresco con burbujas naturales con un sabor único. En una segunda fermentación se añaden ingredientes como fruta orgánica, especias o flores para obtener las diferentes variedades.

Qué materia prima se emplee y qué proceso de elaboración se siga es lo que realmente diferencia la “real kombucha”. Empresas como la extremeña Komvida optan por utilizar ingredientes 100% orgánicos y emplear el método tradicional: sin azúcar añadido, sin pasteurizar y sin gas. Es la primera kombucha natural y orgánica en España. Por eso, está recomendada por los creadores del movimiento Real Food.

kombucha-1074594_1280

Beneficios para la salud

Además de ser un “refresco saludable”, la kombucha aporta beneficios a la salud:

  • Al ser una bebida rica en probióticos, favorece el tránsito intestinal. La correcta función de nuestro aparato digestivo repercute en nuestra salud, no solo a nivel orgánico sino que contribuye también a nuestro bienestar y a nuestro equilibro emocional. La Kombucha de Komvida aporta bacterias que repueblan y equilibran nuestra flora y, a su vez, estimulan las digestiones.

  • La cantidad de vitaminas, sobre todo del grupo B, que tiene la kombucha y su capacidad antioxidante también nos ayudan a mejorar nuestra salud. Al consumirla habitualmente tendremos menos enfermedades comunes como resfriados o pequeñas molestias musculares.

  • Por su contenido en Lactobacillus ayuda a reducir los niveles de colesterol, refuerza el sistema inmune y contribuye al control de peso.

La energía de los samuráis

Aunque es muy popular en Estados Unidos, especialmente en Los Ángeles, lo cierto es que se trata de una bebida milenaria. Por eso encaja tan bien en los principios del real fooding que propone recuperar los alimentos “de toda la vida” y huir de productos ultraprocesados.

Cuenta la leyenda que en el 414 a.C. el Doctor Kombu fue llamado para que atendiera al emperador japonés Inyoko debido a sus problemas estomacales. Después de reconocerlo, el Doctor Kombu le dio una bebida que había probado cuando estuvo conviviendo con un grupo de samuráis. Los samuráis tomaban un té especial preparado y extraído de una especie de hongo y se lo bebían antes de la batalla para que les diera energía.

La kombucha siguió su viaje y llegó a Ucrania y Rusia a finales del siglo XIX. En ruso, la kombucha se llama čajnyj grib (literalmente “setas de té”), mientras que el hongo en sí se conoce como grib (“hongo” o “kvass de té”). Se dice de ella que le salvó la vida al ganador del premio Nobel, Alexsander Solzhenitsyn, durante su exilio en Siberia.

La kombucha fue muy popular en toda Europa hasta que estalló la Segunda Guerra Mundial, cuando el azúcar y el té fueron racionados. Sin estos dos ingredientes no era posible elaborarla. Tras el conflicto, el refresco resurgió haciéndose muy popular entre la élite italiana. En poco tiempo recuperó también su popularidad en toda la Europa Oriental.

Un estilo de vida

La kombucha no es el último refresco de moda, es un estilo de vida que aporta felicidad y bienestar. Por eso, millones de personas en el mundo han incorporado esta bebida a sus vidas y se espera que su consumo se multiplique por seis en 2024, según datos de Statista. El secreto de su éxito va más allá del sabor inconfundible de una bebida diferente. Se trata de todo un movimiento que une a personas dispuestas a cambiar el mundo empezando por su propio cuerpo. Por eso cada vez tiene más adeptos.

La kombucha de Komvida responde a esta filosofía. No es solo una nueva bebida sino también una nueva forma de hacer las cosas. El proyecto es el sueño de Bea y Nuria, dos jóvenes emprendedoras que desde el principio tuvieron muy claro lo que querían: que el mundo fuera un poquito mejor y encontraron la respuesta en la kombucha.

kombucha1

Lejos de las prácticas de grandes multinacionales en las que los beneficios importan más que las personas y que el planeta, Komvida está radicada en la localidad natal de sus fundadoras, Fregenal de la Sierra, al que aportan empleo y riqueza, no utiliza plásticos, ni en el envasado ni en la producción, y no incorpora gas ni pasteuriza la kombucha para respetar al máximo la forma natural del producto.

L’entrada Kombucha, el refresco healthy de los realfooders ha aparegut primer a BeHealthy.