Conseguir un negocio de éxito es un reto. Hay multitud de estrategias que se pueden llevar a cabo para conseguir esto. La fidelización de clientes es una de las estrategias más importantes para cualquier empresa porque al final constituyen el núcleo sólido de ventas que tiene una compañía. En la mayoría de los casos, lo que suele suceder es que se descuida al cliente porque los esfuerzos de la compañía se centran en la captación de clientes potenciales.

En qué consiste la fidelización de clientes

El concepto de fidelización de clientes engloba la retención y el aumento de los clientes que ya posee la compañía. Lo que plantea esta estrategia es cuidar y atender la cartera que ya la empresa ha logrado construir. Para conseguir esto es necesario llevar a cabo diferentes técnicas de fidelización de clientes:

  1.       Experiencia única. Consiste en conseguir que las expectativas de los clientes al adquirir el producto o contratar el servicio sean superiores a lo esperado. Para ello hay que cuidar cada detalle con el fin de sobresalir y marcar una gran diferencia frente a productos o servicios similares.
  2.       Relación sólida. No basta con que el cliente adquiera y compre el producto o contrate el servicio. También es importante realizar un seguimiento adecuado: atención al cliente, ofertas de venta, garantía… Cada una de estas acciones ayudará a fortalecer la relación existente y prolongarla en el tiempo.
  3.       Atención al cliente. Actualmente el consumidor se ha convertido en un cliente exigente y requiere que la atención se adapte a sus circunstancias. La mejor opción es personalizar cada comunicación, ahora se dispone de todo tipo de herramientas que ayudan a conocer los gustos y la forma de actuar de cada cliente. Esto ayudará a crear una campaña personalizada.
  4.     Comunicación. Mantener una comunicación asidua con el cliente es fundamental. Esto logrará situar a la compañía en la mente del cliente y lo tendrá presente cuando lo necesite.
  5.       Mensajes. Cada comunicación debe ser coherente y compacta. Por ello es importante cuidar cada detalle. Tener una buena web y vender continuamente no sirve de nada si luego cuando hay una devolución se gestiona de una forma incorrecta. Hay que encontrar el equilibrio entre lo que es la marca en realidad y la imagen que proyecta.

Las estrategias para fidelizar a tus clientes no pueden llevarse a cabo sino hay un equipo de trabajo que esté motivado. El grado de implicación que tenga el trabajador de la empresa influirá directamente con el servicio ofrecido. Por ello es necesario conseguir que todo el equipo esté contento no solo a nivel económico sino a nivel personal, que se sientan valorados. Lograr esto implicará también que haya un buen ambiente entre los empleados y por lo tanto influya en la satisfacción que tenga un cliente sobre el servicio contratado o producto adquirido. Como se puede observar la estrategia de fidelización es muy rentable porque consigue que los clientes estén a largo plazo dentro de la compañía. De esta manera se asegura que la empresa sea rentable y que el beneficio económico sea estable a lo largo del tiempo. La fidelidad requiere de esfuerzos y de una gran constancia, hay que trabajarla cada día. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La entrada Cómo conseguir un negocio rentable se publicó primero en El Blog Alternativo.