¿Quieres hacer un curso sobre plantas medicinales pero no logras decidir cuál? Te entiendo, me pasó lo mismo cuando decidí estudiar fitoterapia y tardé semanas hasta encontrar el curso perfecto para mí.

Para ayudarte en la búsqueda, en este post te propongo algunas pautas y criterios. Son los mismos he utilizado yo para escoger el curso de fitoterapia ideal para mí entre miles de opciones presenciales y online. Al final del post te dejo algunos recursos que podrían resultar de utilidad tanto para la búsqueda de un curso como para complementar tus estudios sobre fitoterapia y plantas medicinales.

Primer paso: tener claro qué puede ofrecerte un curso de fitoterapia

(image)

A ser sincera, cuando decidí que quería estudiar fitoterapia no tenía muy claro qué beneficios me brindaría. Pero sí recuerdo que me motivaba la idea de poder conocer más sobre el mundo de las plantas medicinales y traté de aprovechar al máximo este período de formación. 

Creo que una buena dosis de motivación es imprescindible cuando empiezas algo nuevo y es indispensable para llevar a cabo un proyecto. Pero también es fundamental enfocarse en lo que se quiere obtener. Sobre todo si, además de estudiar, trabajas y tienes que invertir horas de tu tiempo libre al estudio, como ha sido en mi caso. ¿Estás de acuerdo conmigo?

Si todavía no logras visualizar los beneficios que podrías obtener estudiando fitoterapia, a continuación comparto algunas ventajas fruto de mi experiencia:

  1. Aprender a elegir los mejores productos a base de plantas siguiendo criterios de calidad, seguridad y eficacia. Te explico más en detalle este punto en otro post que puedes leer aquí
  2. Conocer el enorme potencial curativo de los principios activos de las plantas y también su toxicidad.
  3. Saber que es posible prevenir y tratar pequeñas molestias y resfriados comunes de forma natural.
  4. Aprender a comer mejor aprovechando los principios activos y nutrientes presentes en los alimentos.
  5. Conocer más de 400 plantas medicinales y aprender a identificar algunas en mis salidas al campo.
  6. Cómo preparar una infusión de plantas conservando sus principios activos.
  7. Aprender a cosechar, secar y conservar plantas aromáticas y medicinales correctamente.
  8. Entender mejor las plantas y empezar a utilizar las hierbas medicinales en la cocina o cultivarlas un pequeño huerto urbano.
  9. Conocer expertos del sector que dedican tiempo y esfuerzos para mantener vivo el legado de nuestros antepasados recuperando y difundiendo información sobre la fitoterapia tradicional.
  10. Enterarme de la enorme cantidad de iniciativas relacionadas con el sector que se organizan a nivel local, nacional e internacional.
  11. Descubrir una nueva pasión: el trekking. Un deporte ideal para los amantes de la naturaleza.
  12. Interesarme más por el medio ambiente y adoptar un estilo de vida más minimalista para reducir al máximo mi huella de carbono.
  13. Abrir nuevos caminos profesionales. En mi caso, por ejemplo, gracias a los conocimientos adquiridos he podido enfocar mi profesión hacia el sector de los productos naturales.
  14. Compartir conocimientos y conectar con otras personas que comparten los mismos intereses.

Segundo paso: definir por qué quieres estudiar fitoterapia

(image)

Desde hace años utilizo productos fitoterapéuticos (propóleo, infusiones, extracto de equinácea, etc.) y cada vez que iba a una tienda de dietética o herbolario me encontraba con varias marcas y precios a veces disparatados de un mismo producto.

Antes de profundizar en el estudio de la fitoterapia para elegir uno u otro tenía a disposición principalmente dos herramientas: el consejo del dependiente de turno y mi experiencia previa con la marca. Seguramente dos criterios útiles, pero no objetivos. 

Pues, sentía que me faltaban herramientas que me permitieran hacer un uso más responsable y consciente de las plantas medicinales y los productos naturales.

Todo lo anterior junto a mi pasión por las plantas medicinales y los remedios naturales, finalmente me empujó a buscar un curso que me permitiera saber más.

Eso sí, desde el principio tenía muy claro que no quería empezar este camino para ser terapeuta. Pero, tal vez, esto es lo que a ti te motiva. Las razones pueden ser varias y lo que importa es 

Cuando empecé el curso de fitoterapia, desde la primera clase tuve claro que esta formación era justo lo que buscaba. Además, tuve la suerte de tener un profesor con mucha experiencia y unos compañeros de curso muy animados también, por lo que fue muy fácil emprender los estudios con ilusión!

Me encantó conocer más detalles sobre el funcionamiento del organismo humano, los síntomas de las enfermedades más comunes y protocolos de actuación, y fue todo un reto aprender características y nombres científicos de más de 400 plantas.

También, me apunté en varias actividades sobre la preparación de remedios naturales y de identificación de plantas medicinales y comestibles.

Tercer paso: apuntar las características del curso ideal para ti

(image)

Ahora bien, si ya tienes en mente por qué quieres estudiar fitoterapia y qué resultados quieres lograr, estoy segura que no tendrás dificultad en apuntar cómo debería ser el curso de fitoterapia ideal para ti.

Te propongo un listado de criterios que podrás copiar y completar para tenerlo presente cuando empieces a revisar las diferentes opciones de formación en fitoterapia:

  • Modalidad del curso. La formación a distancia que ofrecen muchos centros hoy día es de calidad y perfecta para quién no puede asistir a clases presenciales. En mi caso opté por un curso flexible que me permitiera las dos opciones. Los cursos presenciales, obviamente te dan la ventaja de asistir a clases de laboratorio e interactuar en tiempo real con profesores y colegas.
  • Plataforma online. Si optas por estudiar fitoterapia online, antes de matricularte solicita acceso de prueba a la plataforma digital a través de la que accederás al material del curso. Es muy importante que la herramienta sea fácil de usar y completa para que tu experiencia de estudio sea de las mejores.
  • Duración del curso. Fíjate en las horas de formación previstas para poder comparar mejor la relación precio/oferta formativa.
  • Reputación del centro de estudios. La calidad y reconocimientos del centro que imparte la formación te pueden decir mucho también de la calidad de la formación que ofrecen. Investiga antes de apuntarte.
  • Plan de estudios. Es otro criterio útil para poder comparar la oferta formativa de varios centros y es tu derecho recibir información al respecto antes de matricularte.
  • Precio y método de pago. Cuando los cursos tienen duración anual como en el caso del curso que he frecuentado yo, es posible que ofrezcan opciones de pago fraccionado por meses o trimestres o descuentos por pagar en una única solución. Tenlo en cuenta a la hora de seleccionar el curso más adecuado a tus necesidades.
  • Facilidad de la comunicación. Entre los criterios que he valorado para elegir el curso de fitoterapia está la facilidad de comunicación y acceso a la información del curso. Los centros que han contestado tarde a mis correos o con webs poco amigables los he descartado a priori. Si ya de entrada la comunicación es complicada, ¿te imaginas cómo gestionan la formación?
  • Opiniones de otros estudiantes. Esta es otra clave a la hora de elegir dónde estudiar fitoterapia. Busca opiniones acerca del centro de formación o el curso en foros, blogs y si puedes ir personalmente al centro de formación para solicitar información, pregunta.

¿Cuánto cuesta un curso de fitoterapia?

Como en cada curso los precios varían de acuerdo a muchos factores: el centro que imparte la formación, la duración del curso, el material proporcionado, si es presencial o a distancia…

Evidentemente, los cursos académicos, másters y doctorado de especialización en fitoterapia y plantas medicinales serán más caros puesto que tienen una duración mayor y otorgan titulación universitaria.

Los centros de formación profesional y de terapias naturales muchas veces ofrecen talleres y cursos complementares. En estos casos los precios se reducen bastante y en un segundo momento puedes optar por seguir estudiado y completar la formación en naturopatía.

No obstante, si aún no tienes claro si lo que quieres es especializarte en fitoterapia, quizás lo más recomendable es que empieces con algún taller o formación gratuita. Podrías encontrar ofertas de formación en centros cívicos y bibliotecas, y también podrás encontrar mucha información de introducción a la fitoterapia online. En la web fitoterapia.net, por ejemplo, podrás descargar el Libro blanco de los herbolarios y las plantas medicinales.

Mis conclusiones

Para mí la fitoterapia ha significado muchas cosas positivas y estoy muy feliz por haber tomado la decisión frecuentar un curso.

En este post no he mencionado ninguna escuela o centro que imparte formación porque hay muchas opciones y creo lo ideal es que encuentres el centro con el que mejor te identificas. De todos modos, si te interesa saber dónde estudié yo fitoterapia puedes enviarme un mensaje. ¡Estaré encantada de ofrecerte las informaciones que necesites!

Si te apasiona el mundo de las plantas medicinales, no te dejes escapar la oportunidad de profundizar en este sector. Tienes cada vez más cursos a disposición tanto online como presenciales y muchas webs de referencia del sector.

Ahora cuéntame, ¿alguna vez has hecho algún curso o taller relacionado con la fitoterapia? ¿hay otra especialidad de la medicina natural que te gustaría conocer mejor? ¡Te espero en los comentarios!

La entrada ¿Dónde estudiar fitoterapia? Consejos para elegir el curso ideal para ti se publicó primero en Notas Naturales.