Si alguna vez has tomado una manzanilla sabes cómo preparar una infusión. Sin embargo, utilizar las bolsitas de infusiones ya listas no es lo mismo que hacer la infusión con de plantas frescas o a granel. Tanto el sabor como el proceso varían.

Personalmente disfruto más de una infusión preparada con hierbas sueltas porque puedo controlar las dosis de las hierbas, crear mis mezclas y disfrutar del ritual de la preparación. ¡Quieres saber cómo se hace una infusión herbal perfecta? En este post te cuento todo lo que necesitas.

Infusiones a granel versus infusiones en bolsitas

(image)

Antes de empezar a investigar sobre las plantas medicinales y estudiar fitoterapia, solía tomar infusiones en bolsitas ya listas. En el mercado hay muchísimas marcas y mezclas para todos los gustos y necesidades y tal vez son la forma más cómoda de preparar una infusión.

Con el tiempo he pasado a comprar en el orden, mezclas de hierbas a granel y plantas para infusión sueltas y evitar el uso de bolsitas de té e infusiones. ¿Por qué?

Por varias razones:

  • Sabor. Como te comentaba más arriba, el aroma y el sabor de una infusión preparada con plantas sueltas o frescas suele ser mejor que el de las infusiones en bolsita.
  • Proceso. La preparación de una infusión para mí es un ritual, disfruto de cada detalle, el aroma, los colores, la calma… Dedicarnos unos minutos de calidad cada día para cuidarnos ya sea con una infusión, un poco de ejercicio o leyendo un libro, debería ser imperativo. ¿No crees?
  • Ahorro. Las infusiones en bolsitas suelen salir más caras con respeto a las plantas a granel.
  • Calidad. La materia prima contenida en las bolsitas y guardada por mucho tiempo puede perder sus propiedades. Lo mismo ocurre con las plantas sueltas, pero si se adquieren en un lugar de confianza y conservan correctamente duran más y mantienen los principios activos inalterados.
  • Sin tóxicos. Adquirir las infusiones a granel en establecimientos de confianza es sinónimo de seguridad. Podemos preguntar sobre el origen y la fecha de producción de la planta. El material que se utiliza para producir las bolsitas muchas veces contiene plástico y otros productos tóxicos. Por lo que es oportuno leer los envases o preguntar al fabricante. Si quieres saber más sobre este punto, te sugiero leer este artículo de Vivir sin plástico.

Obviamente, esta es solo mi opinión y, claro está, también existen bolsitas de infusiones de excelente calidad a precios razonables. Además, pueden ser más prácticas para llevar a la oficina o para llevar de viaje.

¿Quieres hacer una infusión de hierbas personalizada, con hierbas frescas o secas? ¡Toma nota de las indicaciones y trucos a continuación!

Paso a paso para hacer una infusión de plantas

(image)

  1. Mide las cantidades de producto. Por lo general, para las infusiones con partes aéreas de la planta (hojas y flores) las proporciones son:
    1. Planta seca y mezcla de plantas secas: 1 cucharadita de té por taza.
    2. Planta fresca: 2 cucharaditas de té por taza.
  2. Coloca las hierbas en una taza con filtro, una French press o una tetera normal de acero inox o cerámica.
  3. Lleva el agua a ebullición y viértela en la taza con filtro o tetera.
  4. Tapa y deja reposar durante 20 minutos.
  5. Filtra y saborea.

Más consejos para un mejor resultado

(image)

  • Para hacer tus infusiones naturales puedes utilizar tanto una planta, como una mezcla de varias plantas frescas o secas. Todas opciones son válidas, pero utiliza solo plantas cuya procedencia sea segura. 
  • Antes de colocar las plantas en agua caliente puedes ponerlas en un colador y pasarlas bajo el agua para eliminar eventuales residuos y polvo.
  • Recuerda también que las plantas secas aunque conservadas correctamente, después de un año empiezan a perder sus propiedades. ¿Tienes plantas medicinales y aromáticas en tu huerto? Descarga gratis este ebook dónde te explico todos los pasos para el secado y conservación de las hierbas.
  • El agua también tiene que ser de calidad. Si utilizas agua del grifo mejor filtrarla o dejarla hervir 2-3 minutos para que pierda el sabor y olor a cloro.
  • En verano puedes tomar tus infusiones frías, son más refrescantes e igual de beneficiosas. Para ello tendrás que poner las hierbas directamente en agua fría y colocar en un contenedor cerrado en la nevera durante 12 horas antes de filtrar.
  • Las flores y hojas de las hierbas poseen aceites esenciales volátiles. Por este motivo es recomendable tapar después de añadir el agua caliente. De este modo, reduciremos la pérdida de estas sustancias.
  • Las infusiones se deberían tomar preferiblemente sin edulcorantes, pero algunas hierbas pueden ser amarga o poco agradables. En estos casos, se puede añadir alguna planta complementaria como la estevia o piel de cítricos con el objetivo de mejorar el sabor. 

En este enlace te dejo algunas propuestas de infusiones que puedes preparar mezclando diferentes plantas aromáticas y medicinales y especias.

¿Te animas a crear tus mezclas para infusiones? Te espero en los comentarios para saber cómo preparas tus infusiones.

La entrada Cómo preparar infusiones herbales: guía definitiva se publicó primero en Notas Naturales.