¿Por qué los océanos son fundamentales en la lucha contra el cambio climático?

Tiburón ballena en Indonesia Foto © Paul Hilton / Greenpeace

Los océanos juegan un papel clave en la vida del planeta. No solo son la fuente de alimento y trabajo para millones de personas, sino que son fundamentales para regular el clima y sin su presencia  la vida en este planeta sería imposible.  Por eso nuestro barco Arctic Sunrise recorre el planeta bajo la campaña global por la protección de los océanos del mundo y el Mar Argentino no es la excepción. 

Estrella de mar en las islas Seychelles. Foto: © Tommy Trenchard / Greenpeace
Delfines nariz de botella en Australia. Foto © Greenpeace / Lewis Burnett

La crisis climática que hoy estamos atravesando es una crisis de los océanos. Y dado el importante rol que cumplen los océanos en la regulación del clima, los ciclos del agua, la captura de carbono, vemos las consecuencias de esta crisis en los incendios, sequías, inundaciones y otros.

Los impactos del colapso climático y la explotación humana en nuestros océanos es crónica y en algunos casos irreversible. Los océanos saludables desempeñan un papel vital en la mitigación de las consecuencias de la crisis. Gran parte del agua de lluvia, agua potable, alimentos y sistemas climáticos son proporcionados o regulados por los océanos. 

Pesca de atún con técnicas destructivas en el océano pacífico, en una zona virgen de las Islas Galápagos
Foto © Alex Hofford / Greenpeace

Pero la sobrepesca, las prospecciones de gas y petróleo o la contaminación por plásticos están causando un enorme desgaste, afectando a la habilidad que tienen los océanos de hacer frente y poder lidiar con el cambio climático. Además, los océanos representan el 70% del planeta, y las aguas internacionales comprenden el 43% de la superficie. Pero sólo un alarmante 1% de las aguas internacionales están protegidas.  Casi la mitad del planeta está ahora en peligro… como consecuencia de la amenaza constante de la actividad humana y la falta de mecanismos de protección.

El barco Esperanza confronta una plataforma petrolera de Shell en el Mar del Norte

Por eso es clave preservar los océanos y mares en tanto áreas donde se almacena el carbono, especialmente donde ya existe en grandes volúmenes de sedimentos ricos en carbono, como en el suelo de un bosque de manglar o el fondo marino profundo del océano.

Arco Iris sobre el Océano Pacífico .Foto © Marten van Dijl / Greenpeace

¿Conocías estos 10 datos sobre los océanos y el clima?

1- Los océanos absorben el 90% del exceso de calor del sistema climático

2- Sin los océanos la temperatura de la Tierra se habría incrementado en 36ºC

3- El cambio climático está alterando las corrientes marinas del Mar Argentino, extendiendo el alcance de la corriente cálida de Brasil hacia el sur.

4- En el escenario más optimista, se perderán 90% de los arrecifes de coral.

5- Los océanos son el verdadero pulmón de la tierra, aportan anualmente entre el 50% y el 80% de oxígeno a la atmósfera.

6-El Procloroco, una pequeñísima cianobacteria que forma parte del fitoplancton marino, es responsable de producir más oxígeno que todos los bosques tropicales del mundo

7- Los océanos absorben casi un tercio del carbono procedente de las emisiones de CO2 y metano a la atmósfera (10 gigatoneladas de carbono) Y lo hacen 30 veces más rápido que los bosques tropicales.

8-Las actividades humanas como la sobrepesca, la contaminación por plásticos, la extracción de petróleo y gas en alta mar, afecta la capacidad del océano de cumplir las funciones que ayudan a enfrentar el cambio climático

9- A menos que se mejoren las medidas de adaptación, los daños anuales por inundaciones costeras aumentarán en un orden de magnitud de 2 a 3 para fines de siglo en comparación con hoy.

10-Se prevé que los eventos extremos de El Niño ocurran aproximadamente el doble de veces que en el siglo 21

Elefantes marinos en el archipiélago Svalbard © Christian Åslund / Greenpeace

¿Qué proponemos?

1 Establecer santuarios marinos: un instrumento internacional jurídicamente vinculante que pueda proteger la vida y los hábitats marinos fuera de la jurisdicción nacional. De esta manera, en las zonas protegidas estaría prohibida la pesca, la extracción de petróleo y gas y las operaciones de otras industrias extractivas

2- Proteger al menos el 30% de los océanos del mundo para el 2030

3-Prohibir definitivamente y en todo el mundo cualquier tipo de caza comercial de ballenas

4- Frenar la contaminación en los océanos

5-Combatir la pesca ilegal, no regulada y no declarada entre otras demandas

6- Abandonar la extracción de combustibles fósiles del fondo marino

Es por eso que desde Greenpeace impulsamos desde el origen y reclamamos hasta el final la creación de un Tratado Global de los Océanos que establezca normas sólidas para la creación de santuarios marinos en el mar con un instrumento internacional jurídicamente vinculante que pueda proteger la vida y los hábitats marinos fuera de la jurisdicción nacional.

Greenpeace, Surfrider Argentina y la Asociación de Surf Argentina en Playa Grande (Mar del Plata) recrearon una torre petrolera de más de 3 metros de altura, acompañada con el mensaje Mar Argentino Sin Petróleo, Justicia Climática YA. en rechazo a los proyectos offshore que se desarrollarían frente a las costas de Mar del Plata, poniendo en peligro a la fauna marina, profundizando la crisis climática y amenazando los medios de vida de los ciudadanos de las localidades costeras. – © Gabriel Bulacio / Greenpeace

Por otro lado, a nivel local, este año perdió estado parlamentario el proyecto de ley por la creación de un área marina protegida bentónica en el Agujero Azul (en el Mar Argentino) que hubiese protegido al mar argentino al prohibir técnicas nocivas como la pesca de arrastre. Exigimos que sea nuevamente presentado y tratado cuando empiezan las actividades parlamentarias. 

Integrantes de las organizaciones Greenpeace, Surfrider y la Asociación de Surf Argentina realizan un abrazo simbólico al mar con el mensaje #MarSinPetróleo, para reiterar el rechazo al proyecto de exploración offshore en los bloques CAN 100, 108 y 114, de la empresa Equinor. © Gabriel Bulacio / Greenpeace

Y demandamos la suspensión de proyectos de explotación petrolífera en el Mar Argentino por las graves consecuencias que tendrían en el océano, la biodiversidad y el clima. También exigimos que sea reconocido el derecho a un clima estable  y el goce pleno de derechos humanos, ya que las alteraciones en el  clima pueden afectar a la vida, a la salud, a la alimentación, al agua, a la vivienda y al desarrollo de las comunidades.