A la hora de pintar en casa tan importantes son los colores que elijamos como la calidad de la pintura que utilizamos. Porque cuando decimos que los colores marcan el ambiente que se respira en casa esto es doblemente cierto: marcan el estilo, cómo nos vamos a sentir en cada estancia, y marcan la calidad del aire que vamos a respirar en ella. A continuación te contamos algunas claves para elegir pinturas naturales de calidad y los colores más adecuados según te convenga.

Cómo influye el color de la pintura en el bienestar

Desde la psicología del color se analiza cómo percibimos cada color y cada tonalidad, qué sensaciones y emociones despiertan en nosotros. Así, los azules hacen que la estancia se perciba como más fría; el naranja o los tierras, más cálida.

Veamos con más detalle lo que transmite cada color y algunas de sus particularidades:

  • Blanco. Color neutro que combina bien con todos los demás, y aporta paz y sensación de espacio.
  • Amarillo. Representa la luz del sol. Aporta calidez, claridad, alegría y optimismo a una estancia.
  • Rosado. Introduce un toque de dulzura y de sensibilidad. Combina bien con la gama del blanco y gris.
  • Verde. Nos conecta con la naturaleza, con el crecimiento, aportando confort y bienestar.
  • Lila. Simboliza la espiritualidad, la reconexión con uno mismo. Aporta además elegancia y relajación.
  • Azul. Es el color del mar y del cielo. Aporta mucho frescor a las estancias, calma y tranquilidad.

En los dormitorios de los niños los juguetes, los peluches, las pelotas… suelen aportar una gran variedad de color. Equilibrar con tonos suaves en las paredes permite crear una calma que ayude a conciliar el sueño.

Cómo elegir una pintura natural, mineral o vegetal

Las pinturas naturales se caracterizan por no contener compuestos derivados del petróleo, lo que nos evita que estas sustancias, perjudiciales para la salud, se desprendan al aire que respiramos.

Según su naturaleza estas pinturas pueden ser de origen vegetal a base de plantas, o de origen mineral a base de productos de la tierra.

  • Pinturas minerales: pueden ser a base de arcilla, a la cal o de silicatos, y se les da color con pigmentos que provienen de tierras, los óxidos de metales, evitando de este modo los metales pesados.
  • Pinturas vegetales: a base de plantas, contienen aceites, resinas o ceras, y los pigmentos que dan color son tintes también vegetales. Suelen tener un acabado mate sedoso.

Además, estas pinturas aportan diversos beneficios desde el punto de vista técnico:

  • Las pinturas a la cal tienen propiedades fungicidas y bactericidas.
  • Las pinturas de arcilla son buenas reguladoras de la humedad y aislantes acústicos.
  • Las pinturas de silicato puro son impermeables y tienen una alta durabilidad.
  • Las pinturas vegetales destacan por su transpirabilidad y tacto gustoso.

En general, las pinturas naturales son mejores para dormir bien, pues crean un acabado que permite que la pared transpire, lo que mejora la calidad del aire en el interior de la habitación.

Además, a diferencia de las pinturas sintéticas, las pinturas naturales no se cargan electrostáticamente y, por tanto, retienen menos polvo.

A su vez, las pinturas de baja emisividad de compuestos orgánicos volátiles permiten respirar un aire más limpio. Esto es especialmente importante en las zonas de máxima permanencia, como los dormitorios, en los que no solo solemos pasar al menos entre 7 y 8 horas descansando, sino que además son horas en las que nuestro cuerpo y nuestro cerebro se hallan realizando un vital proceso de reparación.

Etiquetas de las pinturas

Conocer las etiquetas o sellos que se utilizan para certificar las pinturas también te puede ser útil a la hora de elegir una pintura saludable, sin tóxicos y baja emisividad:

  • Ecolabel: es la etiqueta con el símbolo de una flor y las estrellas de la Unión Europea. Indica que se tiene en cuenta un mayor respeto ambiental, menor emisividad de compuestos orgánicos volátiles (COV) y también que se controlan los metales pesados como plomo, cromo VI, mercurio o cadmio.
  • Etiqueta de emisiones del aire interior: se parece a la energética de los electrodomésticos e indica que una pintura A+ es mejor para la calidad del aire interior que una A, B o C.