Los limones –junto con el jabón natural, el bicarbonato o el vinagre– han sido utilizados tradicionalmente por nuestras abuelas en sus protocolos de limpieza natural. Muchos de sus mejores trucos para limpiar el hogar se basan en el uso del limón.

Debido a su alto contenido en ácido cítrico, el limón se considera el mejor desengrasante y desinfectante natural que existe y también destaca por sus propiedades antibacterianas y neutralizadoras del mal olor. Podemos aprovechar tanto su jugo como las peladuras y su rango de uso es muy versátil, desde blanquear la ropa hasta eliminar el moho o aportar su aroma fresco a las estancias.

A continuación os descubrimos 16 usos eficaces del limón para limpiar o desodorizar el lavadero, las habitaciones o el salón.

Utilidades del limón para limpiar la cocina

  • 1. Para desinfectar la tabla de cortar

Las tablas de cortar alimentos, tanto de madera como plástico u otros materiales, son un foco de gérmenes porque manejamos alimentos crudos que pueden quedar en las fisuras de la tabla.

Podemos limpiarlas en profundidad espolvoreando sobre ellas un puñado de sal marina y frotando por toda la superficie con medio limón enérgicamente. Se deja reposar una media hora y seguidamente se enjuaga bien con un trapo.

De esta forma, eliminamos restos de comida, bacterias y malos olores a la vez.

Las tablas de madera también necesitan cuidados con aceite de oliva de vez en cuando.

  • 2. Para dejar lo tuppers impolutos

A diferencia de los de cristal, los recipientes de plástico para guardar los alimentos pueden amarillear, colorearse con algunos alimentos y coger olores. Aunque no conseguiremos que queden como el primer día, pueden mejorar si rociamos zumo de limón en el fondo, que limpia y desodoriza a la vez, y los dejamos secar a la luz del sol.

  • 3. El limpiador de ralladores perfecto

Son uno de los utensilios de la cocina más complicados de limpiar porque el estropajo tiende engancharse en los orificios. Es mucho más sencillo frotar medio limón por la parte de la pulpa y luego eliminar restos bajo el grifo.

  • 4. Para eliminar la grasa del microondas

Calentando en un cuenco agua con el zumo de un limón o media cáscara durante unos 5 minutos, hasta que hierva, se consigue vapor que hace que la grasa se desprenda de las paredes y se pueda limpiar fácilmente el microondas con una bayeta húmeda.

  • 5. Para dejar las sartenes más brillantes

Cuando la parte trasera de las sartenes se va ennegreciendo por la suciedad y grasa acumulada, nada mejor que frotar con medio limón y junto con el jabón habitual o bicarbonato conseguirá devolverles a su estado previo.

  • 6. Blanquear tazas de café o té

El poder blanqueante del limón también sirve para que nuestras tazas de café o té, que se van oscureciendo con los usos, vuelvan a ser las de siempre. Se exprime medio limón en cada una, se rellena con agua caliente y se deja reposar toda la noche. Luego se lava con normalidad.

  • 7. Una ayuda para el lavavajillas

El limón potencia la acción desengrasante y abrillantadora del lavavajillas, tanto al fregar los platos a mano como a máquina. En el lavavajillas se puede colocar medio limón donde los vasos, boca abajo, o bien unas cucharadas de zumo en el cajetín con la pastilla.

Si lavas la vajilla a mano, solo hay que añadir un poco de zumo o frotar con medio limón en las cazuelas más sucias.

  • 8. Frigorífico con olor cítrico

Unas rodajas de limón en un platito o las cáscaras de limones usados servirán para absorber malos olores e impregnar un aroma agradable en la nevera. Hay que renovarlas cada semana.

  • 9. Cocina sin malos olores

Muchos recuerdan las rodajas de limón con clavos de especia clavados en ellos de antaño. Otra forma de ambientar los espacios es hervir en una cazuela con agua rodajas de limón con especias como ramas de canela o hierbas como el romero o menta. Su aroma se difundirá por la casa y también se puede rellenar un spray con ese líquido y usan como ambientador.

  • 10. Eliminar el olor a ajo de las manos

El limón elimina también los olores fuertes de las manos, como el que deja el ajo. Simplemente debemos partir un limón por la mitad y frotar las manos con él.

Cómo usar el limón para lavar ropa

Podemos usar el limón para tratar manchas o directamente en la lavadora.

  • 11. Para eliminar manchas amarillentas a mano

Para las manchas amarillentas en la zona de las axilas, podemos impregnar zumo de limón rebajado con agua, dejamos reposar en la prenda y seguidamente lavamos. En otro tipo de manchas, como en los manteles, echamos sal, restregamos con limón, aclaramos con agua y dejamos al sol para que todo ello haga efecto.

  • 12. Para blanquear la ropa en la lavadora

En la lavadora, para ayudar a blanquear o eliminar manchas, se puede añadir 50 ml de zumo de limón al detergente habitual.

Usos del limón para limpiar el baño

  • 13. Un antical natural para los grifos

¿Quién necesita un producto antical pudiendo enroscar medio limón en la boca del grifo para que absorba la cal existente? Y también podemos frotar toda la grifería con él.

  • 14. Para limpiar juntas y desinfectar sanitarios

Las juntas de los azulejos se pueden limpiar con un cepillo de dientes y una mezcla de zumo de limón, jabón neutro y sal.

También la bañera y sanitarios pueden beneficiarse de la limpieza y desinfección del limón porque, junto con el bicarbonato, son una mezcla ganadora para eliminar manchas. Se prepara una pasta con tres cucharadas de bicarbonato y un vasito de zumo de limón, se aplica en la superficie, se deja actuar media hora y se aclara.

Utilidades del limón en la lipieza del salón

  • 15. Abrillantar muebles de madera

Una receta clásica para abrillantar los muebles de madera es restregar por la superficie la mezcla de 2 cucharadas de aceite de oliva con un poco de zumo de un limón y 2 cucharadas de agua y después secar puliendo con un paño seco.

  • 16. Pulir plata y cobre

La plata, el cobre y algunos cromados también pueden limpiarse con medio limón y un poco de sal por la superficie de los objetos, y después se seca para conseguir un acabado brillante.

  • 17. Para dejar los cristales relucientes

Podemos preparar un limpiacristales con 2 tazas de agua y dos cucharadas de zumo de limón y limpiar con normalidad. En el caso de los cristales de la chimenea, que están muy sucios, podemos frotar directamente con el limón abierto como si fuera una esponja y después aclarar con papel de cocina.

Truco para aprovechar los limones

Si necesitas solo las cáscaras, aprovecha el interior congelando el zumo de limón en cubiteras para usarlo en el futuro en ricas limonadas, aliños de ensalada o para más productos de limpieza.