La mentalidad de usar y tirar esta a la orden del día en el sector de la confección. Cuando una prenda de vestir se daña o ya no nos gusta, a menudo termina en la basura, pues nos han acostumbrado a que podemos comprar algo nuevo en el cualquier centro comercial por relativamente poco dinero. Pero sabemos que la producción textil tiene un enorme impacto sobre el medio ambiente y tampoco tiene sentido gastar más dinero del necesario. Lo sensato es elegir ropa de calidad y hacerla durar todo lo posible.

La moda rápida tiene consecuencias. Se requieren recursos valiosos (como materias primas, agua, energía y mano de obra) para la producción de la ropa. Con cada prenda de vestir que se tira descuidadamente para comprar una nueva, estamos dañando nuestro planeta. Por lo tanto, es mejor recurrir a las marcas de moda sostenible al comprar la ropa. Suelen ser más caras, pero con los siguientes consejos te asegurarás el poder usarla durante mucho tiempo.

Consejos para mantener tu ropa en buen estado

1. Lavar menos es más

Asegúrate de lavar tu ropa solo cuando realmente lo necesite. Los programas largos de la lavadora y el detergente ejercen presión sobre la tela y, por lo tanto, promueven el desgaste. En lugar de tirarlos directamente a la canasta de la ropa sucia, existen otras formas de mantener su ropa limpia y fresca:

  • Puedes eliminar las manchas más pequeñas con una esponja o un paño húmedo.
  • Para la suciedad más rebelde, puedes usar un poco de jabón tipo Lagarto. Asegúrate de tratar realmente solo el área afectada y evita el resto de la prenda.
  • El hecho de que hayas estado usando un suéter durante uno o dos días no significa que tengas que lavarlo de inmediato. En su lugar, haz primero la prueba de olor. Si no notas sudor u otros olores desagradables, puedes airear la prenda unas horas al aire libre y luego colgarla de nuevo en el armario.

2. Lava adecuadamente

Al lavar tu ropa, debes verificar la etiqueta de antemano para ver qué temperaturas puede soportar cada artículo. Prendas muy delicadas suelen tener que lavarse solo a mano.

Para evitar la decoloración, también debes dividir tu ropa en prendas claras y oscuras. En algunos casos, también tiene sentido ordenar por materiales. Por ejemplo, es probable que tu lavadora cuente con una programa de lavado de lana especialmente suave. También puede sutilizar un detergente suave o de lana si utilizas este programa.

De lo contrario, un detergente de alta resistencia en forma de polvo suele ser suficiente. Usa detergentes ecológicos, no contienen microplásticos ni contaminantes. Esto no solo protege tu ropa, sino también el medio ambiente.

3. Prevenir las polillas de la ropa

Las polillas de la ropa se comen tus prendas y dejan pequeños agujeros en ella. Una vez que han comido parte del material, por lo general es casi imposible volver a usar la prenda. Es por eso que debes prevenir las plagas. Puedes seguir estos consejos:

  • A las polillas les gustan especialmente los rincones oscuros y silenciosos. Si usas tu ropa con regularidad, casi no tienen posibilidades de asentarse.
  • Si sabes que tu habitación es propensa a las polillas, puedes colgar tu ropa de una mula o poner una mosquitera en el armario, que evitará que los insectos entren por la ventana.
  • Las polillas de la ropa aman la lana. Por lo tanto, conviene sacudir los suéteres de lana con la mayor frecuencia posible. Si tienes alfombras de lana en casa, vale la pena aspirarlas con regularidad.
  • La ropa que guardas en cajas y que casi no usas debes revisarla regularmente para ver si hay polillas. De lo contrario, puede tener una sorpresa desagradable al cabo de unos meses.

4. Lucha contra las polillas

¿Las polillas ya están están en casa y están ocupadas comiendo tu ropa? No te preocupes, hay algunos métodos simples que puede utilizar para controlar la plaga:

  • A las polillas no les gusta el aroma de los aceites esenciales. Así que empapa un trapo en una mezcla de agua tibia y aceite esencial (de pino, por ejemplo) y limpia tu armario a fondo con regularidad.
  • Una bolsita de plantas de gran fragancia como la lavanda también ayudará a alejar las plagas.
  • Debes lavar la ropa afectada a temperaturas superiores a 50 grados para deshacerte de las larvas.

5. Oculta las señales de desgaste de forma elegante

El hecho de que un pantalón o un top tenga un pequeño agujero no significa que tengas que deshacerte de ellos. Puedes ocultarlos con un accesorio de moda. Puedes usar chales, bufandas o un broche por ejemplo. Alternativamente, puede zurcir los agujeros. Los agujeros en los jeans son aún menos complicados, los pantalones rotos se han convertido en un clásico de moda.

También puedes remendar la ropa rota de una manera muy obvia. Esta tendencia también se conoce como «reparación visible» y consiste en destacar la costura o el remiendo con hilos llamarivos y parches vistosos.

6. Apoya a las costureras locales

¿No sabes nada de costura? Puedes buscar ayuda para tus reparaciones en tu barrio. Seguro que encuentras una costurera que resuelva tu problema. Esto no solo ahorra recursos, sino que también apoya a las pequeñas empresas locales.

7. Reutiliza la ropa rota

Si la ropa está demasiado gastada para usarla puedes darle otros fines. Por ejemplo, puede usar camisetas y camisas rotas como trapos de limpieza. Si quieres ser un poco más creativo, puedes coser cosas completamente nuevas a partir de telas viejas, por ejemplo:

  • Bolsas para ir al gimnasio
  • Almohadillas desmaquillantes
  • Bolsas de pan
  • Almohadas de cereales
  • Compresas de tela

Recuerda que si aún tienes ropa intacta que ya no usas y te da pena reconvertirla en un objeto menos valioso, siempre puedes regalarla a una amiga o donarla a una ONG.