La higiene es necesaria, pero no debe exagerarse, pues demasiada puede incluso favorecer las alergias. Sin embargo, hay algunos errores que la mayoría de nosotros cometemos todos los días sin darnos cuenta, y que deberíamos de erradicar inmediatamente.

1. Descargar el inodoro con la tapa abierta

La tapa del inodoro debe estar cerrada siempre que no se esté usando, especialmente al tirar de la cadena. Si dejas correr el agua con la tapa abierta, una fina bruma de agua del inodoro se dispersa por el aire y, con ella, las bacterias y otros gérmenes fecales. Estos pueden asentarse en superficies y objetos alrededor del inodoro, como cepillos de dientes, toallas o cosméticos. No es una idea agradable de imaginar. Otra razón más por la que no debes llevar tu móvil al baño.

2. Guarda el cepillo de dientes de forma incorrecta

Nos metemos el cepillo de dientes en la boca todos los días, por lo que deberíamos hacer todo lo posible para que esté limpio. Sin embargo, con el cepillo de dientes, muchos cometen varios errores:

  • No lavar el vaso del cepillo de dientes (o no lo suficiente): el vaso tiende a llenarse de gérmenes que pueden propagarse sin obstáculos allí. Por lo tanto, la taza debe enjuagarse minuciosamente con regularidad.
  • Guardar el cepillo de dientes en un armario: las bacterias se propagan particularmente bien en un ambiente húmedo. Para que el cepillo de dientes no se convierta en un criadero de gérmenes, debe secarse lo más rápido posible. Esto le llevará mucho más tiempo en un armario cerrado. Por lo tanto, mantén el cepillo boca abajo en un vaso sin tapa, y lo más lejos posible del inodoro.
  • Cambiar el cepillo de dientes con poca frecuencia: cada dos o tres meses debes usar un nuevo cepillo de dientes. Muchos de nosotros cambiamos el cepillo con muy poca frecuencia. Sin embargo, si usas un cepillo de dientes nuevo con regularidad, también acabarás desechando una gran cantidad de plástico en la basura. Los cepillos de madera son una alternativa más respetuosa con el medio ambiente.

3. Usar tablas de cortar de plástico en lugar de madera

Es una creencia errónea que las tablas de cortar de plástico son más limpias que las de madera. La madera no solo es más ecológica que el plástico, también puede ser más higiénica.

Varios estudios muestran que las bacterias tienen más dificultades para reproducirse en la madera que en los cortes de las de plástico. Además las de plástico tienen una vida más corta y su ciclo de vida es mucho más contaminante.

Si una tabla tiene muchas muescas profundas, debe reemplazarse, independientemente de si es de plástico o de madera. En el caso de tener una tabla de madera gruesa, existe la opción de lijar la capa superior, algo que no es posible con una de plástico.

4. Secarte las manos con el paño de cocina

Otro error en la cocina es usar el mismo paño para secar platos, otras superficies y tus propias manos. Hay muchos gérmenes y patógenos en las manos que llegan al paño de cocina cuando te secas las mano en él, y del paño vuelven a los platos y se extienden más.

Según un estudio de la Universidad Estatal Americana de Kansas, los paños de cocina son uno de los focos de gérmenes más grandes en la cocina.

Sin embargo, eso no significa que los rollos o las servilletas de papel desechables sean mejores opciones. Solo debes asegurarte de que el paño para secar los platos se use realmente solo para este propósito, y de que los paños se laven con regularidad.

5. Lavarse las manos incorrectamente

Probablemente el mayor defecto de higiene de todos, no solo durante la actual pandemia, es no lavarse las manos lo suficiente. Durante la pandemia hemos aprendido cómo se puede reducir el número de gripes, resfriados y otras infecciones. Se estima que el 80 por ciento de las enfermedades infecciosas se transmiten a través de las manos.

Pero incluso quienes se lavan las manos con regularidad pueden hacer muchas cosas mal. El error más común es lavarse las manos demasiado brevemente. Hay que enjabonarse las manos durante al menos 20 segundos. También es importante secarse bien después, ya que los patógenos prefieren los ambientes húmedos.

La temperatura del agua no influye en la efectividad de eliminación de los gérmenes. Así que es buena idea lavarse las manos con agua fría porque es igual de eficaz que hacerlo con agua caliente y se ahorra energía.

6. Descongelar la comida demasiado rápido

Congelar alimentos sobrantes, frutas y verduras frescas o una ración de pesto recién elaborada es una excelente manera de conservarlos por más tiempo y evitar el enorme desperdicio de alimentos que está extendido por las países más industrializados.

Pero hay que tener cuidado, si los alimentos congelados se descongelan demasiado rápido, los gérmenes y las bacterias se activan y el calor hace que se multipliquen más rápido de lo normal, así que no descongeles los alimentos a temperatura ambiente o cerca de una fuente de calor. Incluso si lleva más tiempo, es más saludable poner los alimentos congelados en el refrigerador o en un baño de agua fría.