Las negociaciones sobre el Tratado de los Océanos en la ONU colapsan, mientras la crisis de los océanos se agrava 

Las conversaciones sobre el Tratado Global de los Océanos de la ONU han fracasado  en su intento de llegar a un acuerdo sobre un tratado que pueda crear santuarios oceánicos en el 30% de los océanos para 2030, a pesar de los importantes avances realizados durante las últimas 48 horas.

Los países de la High Ambition Coalition abordaron temas clave como la financiación demasiado tarde, poniendo en peligro todos los demás avances realizados en esta oportunidad. Como resultado, a menos que los ministros convoquen una reunión de emergencia en 2022 para concluir las negociaciones, la High Ambition Coalition y otros países como Estados Unidos han incumplido su compromiso de finalizar un tratado este año.

Las negociaciones se han suspendido, lo que exige una nueva ronda. El tiempo se agota para finalizar un tratado que pueda ofrecer santuarios oceánicos que protejan el 30% de los océanos del mundo para 2030.  Para ello, según los científicos, hay que proteger 11 millones de kilómetros cuadrados de océanos por año,  de aquí a 2030. Por eso, debe adoptarse un Tratado sobre los Océanos sin demoras este año.

Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace Argentina, ha declarado: “Los océanos son fundamentales para la vida en la Tierra. Sin embargo, durante las dos últimas semanas, la  High Ambition Coalition no ha mostrado suficiente ambición ni urgencia. Como resultado, han fracasado a la hora de presentar un sólido Tratado Global sobre los Océanos que pueda proteger las aguas en alta mar. Prometieron un tratado en 2022, y el tiempo casi se ha agotado. Si bien no deberían cargar con toda la responsabilidad porque otros países han bloqueado deliberadamente las negociaciones, el hecho de no conseguir el tratado en esta oportunidad pone en peligro los medios de vida y la seguridad alimentaria de miles de millones de personas en todo el mundo. Estamos decepcionados. Mientras los países continúen hablando, los océanos y todos los que dependen de ellos sufrirán”.

Mientras que algunos grupos, como el de las islas del Pacífico y el grupo del Caribe, han presionado mucho para que el tratado cruce la línea de meta, los países del norte global sólo han empezado a trabajar para alcanzar compromisos en los últimos días de las negociaciones, después de que se revelara que éstas estaban al borde del colapso el jueves pasado por la mañana. 

Rusia también ha sido un bloqueador clave en las negociaciones, ya que se ha negado a participar en el proceso del Tratado y a llegar a un compromiso con la Unión Europea y muchos otros Estados en una amplia gama de cuestiones. 

“Si no se celebra una Sesión Especial de Emergencia para concluir las negociaciones del Tratado Mundial sobre los Océanos antes de finales de 2022, será difícil proteger el 30% de los océanos del mundo para 2030, el objetivo 30×30 que, según los científicos, es el mínimo necesario para dar a los océanos espacio para recuperarse”, concluyó Vueso.