Histórico logro: Groenlandia prohíbe la exploración petrolera y de gas para frenar el cambio climático

2013. La expedición de Greenpeace en el Ártico encuentra evidencias del cambio climático en las proximidades de Tinitequilaq en Groenlandia. Alejandro Sanz acompaña a la expedición.

Hoy queremos celebrar. Desde que lanzamos la campaña “Salvá el Ártico” en el año 2012 algunos de los objetivos de la campaña fueron logrados. Otros todavía quedan pendientes y seguimos luchando por ellos con nuevos proyectos de campañas.

Esta semana tuvimos un logro enorme. El gobierno de Groenlandia, recién elegido,  decidió poner fin a todas las nuevas licencias de exploración de petróleo y gas en el país.

Groenlandia se une así a Belice, Francia, Dinamarca, Nueva Zelanda y otros países con una prohibición similar en vigor.

2011. Una delegación de 18 activistas de Greenpeace suben escaleras de la plataforma Leiv Eiriksson (de 53.000 toneladas) propiedad de la empresa Cairn Energy, con sede en Edimburgo. El equipo subió las escaleras hasta la cubierta y se comunicó con el gerente para exigir ver una copia del Plan de respuesta ante derrames de petróleo de la plataforma, ya que los operadores de la plataforma se habían negado a publicar el plan, yendo en contra de todas las normas de la industria.

Durante décadas Greenpeace tuvo puesto el ojo en las explotaciones petroleras en Groenlandia y después de la catástrofe de Deepwater Horizon en el Golfo de México nuestra organización dio mucha más atención a las perforaciones petroleras en alta mar en el Ártico.

2010- Cuatro escaladores de Greenpeace sobreviven a temperaturas bajo cero durante la noche en la plataforma petrolera Stena Don de la empresa Cairn Energy frente a las costas de Groenlandia. El objetivo de la acción era demorar el cumplimiento de un plazo para completar la exploración petrolera antes de que las condiciones del hielo invernal obligaran a la empresa abandonar la búsqueda de petróleo en el país hasta el siguiente año.

Tanto en 2010 como en 2011, activistas de Greenpeace a bordo del barco Esperanza protestaron por las perforaciones de exploración de la empresa Cairn Energy frente a la costa del oeste de Groenlandia.

2011. Activistas de Greenpeace escalan la parte inferior de la plataforma petrolera Leiv Eiriksson y aseguran una cápsula de supervivencia con suficiente comida y agua para permanecer allí durante diez días. La acción quería evitar que la plataforma iniciara una peligrosa perforación en aguas profundas a 100 millas al oeste de la costa de Groenlandia.

En 2013 el cantante Alejandro Sanz participó de la campaña viajando a Groenlandia, donde comprobó en primera persona los efectos del cambio climático en el Ártico y convivió con las comunidades inuits.

En 2015, documentamos y protestamos por explosiones sísmicas en el remoto y duro noreste de Groenlandia.

2015. La activista argentina Fernanda Arduino a bordo del barco Arctic Sunrise, documentando una operación de explosiones sísmicas (de la compañía noruega TGS Nopec) en la zona noroeste de Groenlandia.
2015- Una expedición de Greenpeace a bordo del rompehielos Arctic Sunrise documenta la flota de pruebas sísmicas, que planeaba completar 7.000 km de “líneas de reconocimiento” del lecho marino en el Ártico alto, entre 75 y 80 grados al norte.

Las acciones de 2011 llevaron a nuestro ex Director Ejecutivo Kumi Naidoo y al ex bajista de The Clash Paul Simonon a una cárcel groenlandesa durante unas semanas después de escalar la enorme plataforma petrolera Leiv Eriksson y un tenso enfrentamiento con la Marina danesa

2011- Paul Simonon (ex bajista de The Clash) participando de la acción en la plataforma Leiv Eiriksson de 53.000 toneladas.

Junto con otros 16 activistas, se convirtieron en los Arctic 18, una especie de precuela de la saga de los Arctic 30 (las protestas por las perforaciones petroleras en el Ártico ruso).

Retrato de Ben Ayliffe del equipo de campañas de Greenpeace.

Las perforaciones petroleras de Shell en Alaska, y más tarde el caso judicial People vs. Arctic Oil en Noruega,  se convirtieron en otros campos de batalla icónicos dentro de la campaña Salvá el Ártico.

2010- La aurora boreal vista desde el barco Esperanza mientras se aleja de Groenlandia, donde se enfrentó a Cairn Energy por su búsqueda de las últimas gotas de petróleo en las plataformas petroleras Stena Don y Stena Forth.

Nuestros activistas estuvieron durante años equipados con trajes de inmersión en gomones inflables o recorriendo pueblos y ciudades en Groenlandia confrontando las perforaciones petroleras, documentando los efectos del cambio climático, produciendo informes sobre formas alternativas de desarrollo sostenible, artículos de opinión o dando entrevistas.

2015- Hivshu RE Peary, inuit y ex cazador del norte de Groenlandia, frente a un derrame de petróleo. Hivshu RE Peary fue uno de los participantes en una conferencia organizada por Greenpeace, sobre el efecto que la extracción de petróleo tiene en las vidas y culturas de los pueblos indígenas que viven en la zona.

La noticia de ayer se convirtió en una recompensa después de muchos años de arduo trabajo. Nos complace especialmente ver que el gobierno recién elegido en Groenlandia citó la emergencia climática como el mayor riesgo para el frágil medio ambiente ártico como razones válidas para tomar la decisión de poner fin a la era del petróleo.

A pesar de las medidas cada vez más desesperadas para atraer a las compañías petroleras (reducción de impuestos, datos sísmicos gratuitos, etc.), últimamente no se han realizado perforaciones de exploración y voladuras sísmicas en Groenlandia. Las licencias emitidas a lo largo de los años han sido devueltas por las compañías petroleras debido a riesgos económicos, de reputación, etc.

¡Muchas gracias a quienes se involucraron con esta campaña a lo largo de los años!