El verdadero (y alarmante) juego del Calamar

© Paul Hilton / Greenpeace.

El calamar es una especie vital, que sostiene redes alimentarias enteras. Con lo cual, si disminuye su presencia en los océanos las consecuencias pueden ser catastróficas para la fauna oceánica y las comunidades costeras que dependen de la pesca para su sustento y seguridad alimentaria. 

Sin embargo, nuestro último informe: El calamar en el punto de mira: Receta para el desastre destapa que la pesca mundial de calamar se multiplicó por 10 desde 1950,  hasta llegar a casi 5 millones de toneladas anuales en la última década. 

Barcos calamareros chinos en el océano índico. – © Fernanda Ligabue / Greenpeace

El ascenso meteórico de la pesca de calamar y de su demanda no tiene precedentes históricos, algunas áreas experimentaron un aumento de más del 800% en el número de barcos pesqueros en los últimos cinco años. 

Barcos arrastreros en el Mar Argentino. 2019 – © Cristóbal Olivares / Greenpeace.

Es tan tremendo el esfuerzo pesquero incontrolado que en algunos casos, flotas de más de 500 embarcaciones acceden a las aguas internacionales para saquear el océano, como en el caso de nuestro país. El gobierno argentino identificó 546 buques extranjeros que operan en su Zona Económica Exclusiva (ZEE) durante la temporada de pesca 2020-21. Las luces de los buques al límite de la ZEE argentina fueron visibles desde él espacio, lo que dejó en evidencia la alta concentración de pescadores de calamar en la zona. 

Ciudad de barcos pesqueros en límite de la zona económica exclusiva de Argentina. Foto: © Greenpeace

La implacable expansión de la pesca del calamar es un excelente ejemplo de actividad industrial que afecta la biodiversidad cuando se le permite operar con impunidad.  

Pero dado que la mayoría de las pesquerías de calamar siguen sin estar reguladas casi en su totalidad, los barcos pesqueros pueden operar sin apenas escrutinio o seguimiento de sus capturas. Parece increíble, pero en 2022 no existen sistemas regulatorios y de monitoreo específicos para seguir el comercio global de calamar. En 2019, sólo tres naciones pesqueras fueron responsables de casi el 60% de la captura mundial de calamar, China continental, Perú e Indonesia. Y solo tres mercados (China continental, España y Japón) lideraron la mayoría de los movimientos del mercado global entre 2000 y 2019

Barcos calamareros chinos en el océanos índico  © Fernanda Ligabue / Greenpeace

Con un Tratado Global de los Océanos podríamos salvar el calamar o por lo menos, regular qué está pasando. Los gobiernos del mundo se están reuniendo esta semana en Nueva York para negociar ese Tratado para las aguas internacionales, que cubren casi la mitad del planeta.

Pesqueros en límite de la zona económica exclusiva de Argentina . Foto © Greenpeace

Una conferencia sobre los océanos que es demasiado importante para que se quede en un mero debate: necesitamos medidas urgentes para proteger el ecosistema más grande de la Tierra.  Estas negociaciones representan una oportunidad histórica para cambiar la gobernanza de los océanos. 

Leé el informe completo: “El calamar en el punto de mira: receta para el desastre”

Fuente: https://es.greenpeace.org/es/noticias/salvar-el-calamar/