El Tratado Global de los Oc√©anos ya es un hechoūüĆä ¬Ņy ahora qu√© sigue?

Llevó décadas conseguirlo, pero finalmente esta semana se adoptó. formalmente y por consenso, el Tratado Global que puede ayudar a proteger los océanos con la enorme urgencia que la situación amerita.

© Alex Westover / Greenpeace

Este flamante Tratado es una poderosa herramienta legal que permitir√° crear vastos santuarios oce√°nicos m√°s all√° de la jurisdicci√≥n de los pa√≠ses ribere√Īos, libres de actividades humanas destructivas. El objetivo es alcanzar con esta protecci√≥n a 30% de los oc√©anos del mundo para el a√Īo 2030, tal como lo estipula el Convenio sobre la Diversidad Biol√≥gica acordado por todos los gobiernos a fines de 2022.

El tratado abre una puerta de soluci√≥n a conflictos ambientales en zonas donde la gobernanza mar√≠tima es hoy en d√≠a pobre y deficiente. Sitios √ļnicos por su relevancia para la biodiversidad como Agujero Azul en el mar Argentino, sometido a la extrema presi√≥n pesquera por parte de flotas internacionales, tendr√°n- cuando el tratado est√© vigente- la posibilidad de que sus aguas sean declaradas santuarios marinos ¬†

El histórico Tratado de las Naciones Unidas sobre los Océanos se adoptó ahora formalmente por consenso en Nueva York. El proceso se había iniciado en marzo pasado cuando se acordó el texto al que luego le siguió un proceso de depuración legal y traducción a todos los idiomas oficiales de la ONU que culminó el pasado martes 20.

El mensaje “Los oc√©anos son vida” fue proyectado por activistas de Greenpeace USA en el ic√≥nico Puente Brooklyn de Nueva York.

Los gobiernos ahora pueden proceder a firmar y ratificar el tratado para darle vida y comenzar a proteger los oc√©anos. √Čste paso es vital porque hasta que no sumen 60 los gobiernos que lo ratifiquen, el Tratado no entrar√° en vigor ni podr√° convertirse en un instrumento jur√≠dicamente vinculante.

Como dijo Chris Thorne de la campa√Īa Protect the Oceans de Greenpeace: ‚ÄúEste Tratado es una victoria para toda la vida en este planeta. Ahora esos mismos gobiernos que lo acordaron deben ratificarlo urgentemente y comenzar a entregar vastos santuarios oce√°nicos en alta mar. La ciencia es clara, debemos proteger al menos el 30 % de los oc√©anos para 2030 para que los oc√©anos tengan la oportunidad de recuperarse y prosperar”.

Greenpeace y su rol en el Tratado Global de Océanos

© Greenpeace/Paul Hilton

Nuestra organizaci√≥n jug√≥ un rol vital en el proceso de declaraci√≥n del Tratado desde los primeros momentos en los a√Īos 2000.

Por primera vez en 2005 publicamos una comunicación al respecto, reclamando un nuevo tratado bajo la Convención de la ONU sobre Leyes de los Océanos. Desde entonces, buscábamos lograr herramientas para crear áreas marinas protegidas en alta mar que protegieran la biodiversidad.

Este pedido alertaba ya sobre la vulnerabilidad de estas zonas que quedan más allá de la jurisdicción de los países porque eran -y siguen siendo- lugares que quedan a la merced de las actividades destructivas.

A trav√©s de estos a√Īos, Greenpeace, junto a todos sus aliados, alz√≥ la voz para que la meta de proteger al menos 30% de los oc√©anos del mundo sea un compromiso real de los gobiernos. Otro gran hito que se logr√≥ a fines del a√Īo pasado ūüĆäūüí™

Así, 5,5 millones de personas de todos los continentes se unieron a Greenpeace para pedir a los gobiernos que finalicen un Tratado Global de los Océanos.

Hoy celebramos su sanci√≥n y el hecho de tener un documento que es el primero legalmente vinculante en m√°s de 20 a√Īos. Tambi√©n festejamos porque este gran logro es el primero en estar pensado espec√≠ficamente en la protecci√≥n marina en alta mar.

Vista a√©rea de un buque chino pescando calamares en el Oc√©ano √ćndico Norte. Greenpeace fue testigo de los da√Īos que generan sus operaciones que dejan miles de cet√°ceos muertos al a√Īo.

Para hacer realidad el 30×30, los gobiernos deben garantizar¬† que el Tratado sea ratificado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Oc√©anos en 2025.

Como explic√≥ Thorne: “Estamos comprometidos a lograr el 30×30. Trabajaremos d√≠a y noche para garantizar que este Tratado sea ratificado en 2025, y que los santuarios oce√°nicos libres de actividades humanas destructivas que cubran el 30 % de los oc√©anos se conviertan en una realidad para fines de esta d√©cada‚ÄĚ.

Porque es cierto, 2030 se vislumbra en el horizonte, y la escala de nuestra tarea es enorme. Menos del 1% de la alta mar est√° protegida. Millones de personas de todo el mundo han exigido un cambio y juntos hemos logrado este acuerdo hist√≥rico, pero a√ļn nos queda un largo camino por recorrer.

Greenpeace Argentina