El reclamo por los bosques llegó al Obelisco

Con una caricatura gigante, Greenpeace reclamó a los gobernadores del norte del país frenar la deforestación

El Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires amaneció acompañado de una imagen gigante con la caricatura de los gobernadores de Chaco, Salta, Santiago del Estero y Formosa, junto a topadoras arrasando bosques y yaguaretés heridos. 

El dibujo de los rostros de Jorge Capitanich, Gustavo Sáenz, Gerardo Zamora y Gildo Insfrán fue desplegado por los activistas de Greenpeace en un cartel de 300 metros cuadrados junto al ícono nacional, para señalar los responsables de la emergencia forestal que sufre nuestro país. 

Desde la aprobación de la Ley de Bosques el 80 por ciento de la deforestación se produjo tan sólo en esas cuatro provincias: un total de 2.6  millones de hectáreas. Casi la mitad de los desmontes fueron realizados donde la normativa nacional no lo permite. 

“En la región del Gran Chaco quedan sólo 20 yaguaretés; los gobernadores de las provincias son responsables de la destrucción de su hábitat y cómplices de este crimen ambiental” dijo Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.

El Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires amaneció acompañado de una imagen gigante con la caricatura de los gobernadores de Chaco, Salta, Santiago del Estero y Formosa, junto a topadoras arrasando bosques y yaguaretés heridos.

Greenpeace sostiene una demanda contra las cuatro provincias del norte en representación de los menos de 20 yaguaretés que los científicos estiman que sobreviven en el Gran Chaco Argentino, El amparo solicita “Deforestación Cero” en los territorios del yaguareté y que se implemente un Plan de Manejo que garantice la protección de la especie.

 “A través de sus acciones y omisiones, además de incumplir la Ley de Bosques, las provincias siguen quebrantando los deberes impuestos por el art. 41  de la Constitución Nacional, que ordena a las autoridades proveer a la protección del ‘derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras´.” explicó Cruz. “Ese deber es a la vez un derecho de todos, un derecho totalmente en riesgo en el actual marco de calentamiento global y escasez de agua, donde los últimos bosques, son los que aún sustentan la vida.”

La organización ecologista está llevando adelante la campaña en defensa de los últimos 20 yaguaretés del Gran Chaco Argentino y convoca  a la ciudadanía a sumarse al reclamo a los gobernadores para lograr Deforestación Cero en sus territorios.