Björk y Rosalía unidas por una causa ambiental 🎼🌎✊

Las cantantes Björk y Rosalía juntaron su talento para apoyar a una causa ambiental en Islandia. ¿Qué tiene en común con la lucha que llevamos adelante desde Greenpeace en Chile? 

Hace apenas unos días las estrellas de la música estrenaron el tema “Oral”. La novedad es que las ganancias que se generen por su reproducción serán donadas a las organizaciones que están protestando contra la salmonicultura en Islandia

Así, encontraron una forma poderosa de sumarse a la defensa del ambiente. Podés escuchar la canción acá :

Está comprobado que esta forma de cría de salmones para consumo humano implica serios daños a los ecosistemas donde se practica. Y no es algo que afecte sólo al país nórdico. 

En Chile, desde Greenpeace llevamos 7 años dando la misma batalla a través de su campaña nomassalmoneras.cl. “En comparación con Islandia, la situación de Chile es mucho más grave”, cuenta Estefanía González, vocera de nuestra organización.

Benjamín Vicuña sosteniendo un cartel "Reserva Nawésqar sin salmoneras"

Por esto, creemos que el estreno de esta canción es un llamado a la acción y a seguir movilizándose.

Lo que ocurre en los fiordos islandeses y la gravedad del caso chileno

Para  entender qué motivó a la talentosa Björk, hay que empezar por saber que producir salmones es básicamente introducir especies exóticas en jaulas en medio del mar y hacerlas crecer con uso intensivo de productos químicos. 

Activistas de Greenpeace  llegaron en zodiacs hasta las jaulas salmoneras de Cermaq en Seno Skyring, perteneciente a la multinacional Mitsubishi, donde desplegaron bajo el agua un cartel con el mensaje: “Esto es lo que esconden las empresas salmoneras”, haciendo referencia a las gigantes concesiones de esta industria cuyas jaulas ocupan aproximadamente una cancha de fútbol  y un edificio de cinco pisos en profundidad.
Jaulas salmoneras de Cermaq en Seno Skyring, perteneciente a la multinacional Mitsubishi.

En Islandia hay 51 zonas de este tipo desde las que se producen entre 30 y 40 mil toneladas. Sin embargo, debido a las malas prácticas, comenzaron a ocurrir fugas de ejemplares que están contaminando el resto de los ecosistemas y que encendieron las alertas en la comunidad local.

Según trascendió en la prensa local, fueron más de 3.500 salmones de la empresa MOWI llegaron a los cauces de 24 ríos, afectando el hábitat del salmón silvestre que muere al interactuar con su par criado en cautiverio (debido a los químicos y parásitos a los que está expuesto este último). 

Salmones muertos.
Las impactantes imágenes desde el centro de cultivo de la empresa Camanchaca en el sector de Porcelana, en el Fiordo Comau, en donde se pueden presenciar los niveles de putrefacción que tienen los salmones muertos, y como en el proceso de aspirado de estos para su retiro, se vierten al mar, fuera de las jaulas, donde además se pueden ver aguas contaminadas con restos biológicos

No tenemos que irnos muy lejos para encontrar otro ejemplo de cómo la salmonicultura daña el entorno y la biodiversidad porque en Chile la situación es incluso peor. Los escapes llegan a los 824 mil ejemplares, según cifras de Sernapesca. Islandia tiene un total de 51 áreas aprobadas y en Chile 1.405, con otras 224 en trámite”, comenta González. Y agrega que, mientras en el país nórdico está permitido producir 103.000 toneladas de salmones y se cultivan entre 30.000 y 40.000, “en Chile se producen entre 900.000 y 1.000.000. Es decir, 25 veces más”.

El compromiso ambiental de Björk

Cuando en su país comenzó el escándalo de los salmones, Björk decidió que era momento de actuar. Para ello reflotó “Oral”, una canción que escribió en los 90 pero que nunca grabó. Y tratando de darle un aire dancehall, invitó a Rosalía. “Le dije: ¿Cantarías en este track para mí? Es por el medio ambiente. Y ella inmediatamente me dijo que sí, sin siquiera escucharlo”, contó en una entrevista con Rolling Stone.

Otro de los objetivos que tuvo para invitar a la española, fue llegar al público hispano y a países que comparten la misma problemática, “como Argentina y Chile”, confesó a The Guardian.

Para nuestra compañera Estefanía González, el lanzamiento de esta canción “es un llamado a la acción, a movilizarnos por una causa, y a mostrar que vale la pena hacer algo por proteger nuestro planeta”

Así como la sociedad islandesa, los y las chilenas llevan años ejerciendo presión contra las autoridades ambientales para exigir #FrenoExpansiónSalmonera. La defensa de nuestro planeta continúa 🌎✊.



Asociate a Greenpeace

Tu apoyo es el motor de nuestras campañas. ¡Ayudanos a seguir protegiendo el medio ambiente!


Participá

Greenpeace Argentina