El laboratorio del doctor Michel Chrétien en el Instituto de Investigación Clínica del Instituto de Montreal, afiliado a la Universidad de Montreal (Canadá), comenzó a investigar las propiedades de la quercetina después de la epidemia de SARS, que estalló en 26 países en 2003.

Los investigadores descubrieron que un derivado de la quercetina proporcionaba protección de amplio espectro contra una amplia gama de virus y ahora están convencidos de que puede ser eficaz contra el SARS-CoV-2, causante de la pandemia Covid19.

La quercetina es un potente refuerzo inmunitario

Cuando se dio a conocer el brote de Covid19 en la ciudad de Wuhan (China), a fines de diciembre de 2019, retomó sus contactos científicos en China y el pasado mes de febrero un grupo de investigadores canadieneses y chinos comenzaron los ensayos clínicos con más de 1.000 pacientes.

Si el tratamiento se demuestra eficaz, estará fácilmente disponible en todo el mundo, ya que la producción de quercetina es sencilla y barata. El tratamiento es seguro y costaría menos de 2 euros al día.

Según las investigaciones realizadas hasta la fecha, la quercetina actúa de varias maneras contra la enfermedad vírica. Es capaz de inhibir la producción de citoquinas inflamatorias que están asociadas a las complicaciones graves de la Covid19, pero sobre todo reduce la multiplicación del virus porque se acopla a los receptores celulares de la enzima convertidora de angiotensina, (ACE-2). Estos receptores son la puerta que utiliza el virus SARS-CoV-2 para entrar en las células humanas.

Estudios anteriores habían demostrado que la quercetina reduce el riesgo de contraer infecciones respiratorias después de situaciones de estrés físico. Uno de estos estudios fue realizado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y concluyó que el suplemento nutricional aumentaba la resistencia de los soldados a las infecciones víricas.

¿Cómo se toma la quercetina?

La dosis más frecuentemente utilizada en los estudios es de 1.000 mg diarios repartidos en dos tomas. Normalmente se presenta en combinación con vitamina C, bromelaina y niacina para mejorar su absorción. También se recurre a formas glucosiladas (como el glucósido de quercetina 3-beta-O-D).

La quercetina es un flavonoide que se encuentra en una variedad de alimentos vegetales. Se estima que los europeos consumen una media de 10 a 100 mg diarios a través de la dieta. Para aumentar esta dosis se pueden incrementar el consumo de los alimentos más ricos en quercetina:

  • Cebollas y chalotas.
  • Naranjas y otras frutas cítricas enteras (se encuentra en la pielecilla blanca interior).
  • Manzanas con piel.
  • Pimientos verdes y amarillos.
  • Alcaparras.
  • Espárragos.
  • Cerezas y bayas.
  • Uvas.
  • Kale.
  • Té negro y verde.

Otros beneficios de la quercetina para la salud

Además de su efecto antivírico, la quercetina es antioxidante y se ha utilizado para prevenir y reducir la intensidad de las reacciones alérgicas.

Algunas investigaciones sugieren, además, que puede ser útil para tratar la hipertensión arterial, así como las tasas elevadas de glucosa, el colesterol y los triglicéridos en sangre, y para reducir el riesgo de alzhéimer y otras demencias.