Los periodos de aislamiento pueden afectar a la salud mental y provocar síntomas psicológicos como estrés, ansiedad, irritabilidad, insomnio, bajo ánimo, frustración, ira, confusión, desapego, agotamiento… Así lo constata la «Guía para el abordaje no presencial de las consecuencias psicológicas del brote epidémico de Covid-19 en la población general», elaborada por la Universidad Complutense de Madrid.

Esta guía sugiere que la situación de encierro, unido a las características específicas del momento (miedo a la enfermedad, sensación de desconocimiento respecto al virus, preocupaciones por las consecuencias económicas…), conforma un potente cóctel que puede llevar a sufrir malestar emocional.

Según un informe de la Universidad Oberta de Catalunya, que ha analizado diferentes factores socioeconómicos, el porcentaje de población en España cuya salud mental está en riesgo es se eleva hasta el 46%.

En efecto, ya estamos experimentando consecuencias psicológicas derivadas del confinamiento. «La gran mayoría de la población está sufriendo ya insomnio. También se experimenta mucha ansiedad, de forma basal o en forma de crisis o ataques de pánico», nos explica la psiquiatra Irene Muñoz León.

Y los síntomas de malestar emocional pueden ir en aumento a medida que pase el tiempo puesto que, según el trabajo «The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence», publicado en la revista The Lancet, las secuelas psicológicas pueden aparecer meses después de haber vivido esta situación de encierro.

¿Estás sufriendo un exceso de ansiedad?

La ansiedad, el miedo o la angustia son las emociones que pueden presentarse más habitualmente tras vivir una situación de confinamiento. Es normal experimentarlas pero, según el informe de la Universitat Oberta de Catalunya, hay factores que elevan el riesgo de sufrirlas: estar desempleado, vivir con más personas, tener hijos en edad escolar en el hogar, haber experimentado eventos estresantes (como perder el trabajo) o experimentar una pérdida de ingresos.

En cualquier caso, conviene detectar si estamos experimentando ya un exceso de ansiedad para poder adoptar estrategias que nos permitan manejarla. ¿En qué situación estás tú? Haz este test para saberlo.

¿Podrías estar en riesgo de sufrir depresión?

El trabajo publicado en la revista The Lancet sugiere que el 73% de las personas que viven una cuarentena puede experimentar un estado de bajo ánimo. El 18% de ellos puede llegar, incluso, a sufrir síntomas depresivos.

Ante los síntomas de depresión, los expertos de la Universidad Complutense de Madrid aconsejan solicitar asistencia psicológica (aunque sea telefónicamente) para evaluar el estado emocional. ¿Crees que tú podrías estar dentro de este grupo de riesgo? Haz este test.

¿Qué hacer si nuestro estado emocional se ha visto afectado?

Si experimentas mucha angustia o crees que pudieras estar sufriendo síntomas depresivos, consulta con un profesional para que pueda asesorarte. Si lo que estás percibiendo es algo de ansiedad o miedo, te recomendamos que busques estrategias para calmarte y alejar ese estrés. Estos artículos te pueden ayudar a cuidar tus emociones en este delicado momento: