Con todo este tiempo en casa, a muchos nos puede pasar que empezamos a tener antojo de ciertas cosas, como salir a comer una pizza recién hecha con los amigos o tomar un helado vegano bien cremoso al sol. Además, a pesar de estar en casa, puede que terminemos cocinando siempre lo mismo y nos aburramos de esos platos. Al final, la comida no solo tiene su parte nutritiva, sino también reconfortante y social.

La buena noticia es que con un poco de imaginación lo podemos solucionar. Podemos preparar en casa esos platos que se nos antojan con los productos de la despensa, sin necesidad de salir, y luego disfrutarlos en una cita virtual con los amigos o en un balcón o ventana abierta al sol.

Si os falta cualquier ingrediente de las recetas, tenéis opciones para sustituirlo. Y así, de verdad, no será necesario salir de casa.