Los ñoquis (la palabra deriva del italiano «gnocchi») son pequeñas y sabrosas pastas cuyo origen se remonta al siglo XII.

Los ingredientes tradicionales varían de una región a otra de Europa, pero los básicos son patata y harina, que generalmente es de trigo y blanca, aunque también puede ser integral o de maíz, castaña, garbanzo o trigo sarraceno. La patata también puede sustituirse por calabaza o boniato.

Dales sabor a tus ñoquis

Pueden llevar espinacas, plantas aromáticas, nuez moscada y otras especias. Algunas recetas tradicionales contienen queso y huevo, pero no son imprescindibles.

Si te gusta el sabor que da el queso, siempre puedes añadir levadura nutricional.

Energéticos y nutritivos

Las patatas y la harina te aportan energía en forma de hidratos de carbono, además de potasio, que contribuye a regular la tensión arterial, magnesio y vitaminas del grupo B.

Puedes combinar los ñoquis con verduras asadas y con seitán o soja texturizada (en una salsa boloñesa vegana).

Es importante que elijas la patata adecuada. Si empleas patatas nuevas que tienen una proporción mayor de agua, los ñoquis te quedarán pegajosos. Utiliza mejor patatas rojas o viejas.

Ñoquis caseros con salsa de tomate

Ingredientes para 4 personas:

  • 450 g de patatas
  • 225 g de harina integral
  • ½ cucharadita de sal
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado

Para la salsa:

  • 1 kg de tomate triturado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de orégano molido
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Pela las patatas, córtalas en cuartos, cúbrelas con agua fría y ponlas al fuego hasta que hierva. Reduce el fuego al mínimo, tapa la olla y cocínalas hasta que estén tiernas.
  2. Escúrrelas y tritúralas. Mezcla el puré de patata con la harina, las especias y el perejil.
  3. Amasa sobre una superficie enharinada hasta que la masa deje de estar pegajosa. Deja que repose unos 15 minutos.
  4. Prepara la salsa sofriendo el tomate y los ajos en el aceite.
  5. Haz rollos con la masa de los ñoquis algo más gruesos que un dedo y 2 cm de largo.
  6. En una cazuela con agua hirviendo cuécelos hasta que suban a la superficie. Retíralos con una espumadera.
  7. Reparte los ñoquis en platos, vierte encima la salsa de tomate y espolvorea con orégano.