Las diminutas semillas del lino son grandes aliadas de la salud intestinal y una de las mejores fuentes vegetales de omega-3. En esta rica receta casera las incluimos en forma de harina.

Ingredientes para 12 unidades:

  • 100 g de arándanos rojos secos
  • 125 ml de zumo de naranja
  • 180 g de harina de trigo duro blanca
  • 100 g de harina integral de fuerza
  • 100 g de harina integral de linaza
  • 150 g de azúcar integral
  • 200 ml de leche de avena
  • medio plátano o 1/4 de taza de puré de fruta (por ejemplo, manzana)
  • 150 ml de aceite de oliva
  • aceite para untar los moldes

El plátano o el puré de manzana sustituyen al huevo de las magdalenas no veganas. También puedes optar por alguna otra de las alternativas que te explicamos aquí. En este caso, como queremos ganar esponjosidad, otras buenas alternativas son el bicarbonato, la levadura en polvo, el vinagre, el zumo de limón o añadir una mayor cantidad de zumo de naranja.

Preparación (40 minutos + reposo):

  1. Calienta el horno a 210 ºC. Calienta el zumo de naranja y, una vez caliente, vierte sobre los arándanos en un bol. Mientras se enfrían las frutas, unta los moldes de magdalena con aceite.
  2. Tamiza las harinas sobre un bol y añade el resto de fibra que haya quedado en el tamiz.
  3. Añade el azúcar y abre un hoyo en el centro. Bate la leche de avena con el sustitutivo del huevo y el aceite de oliva yvierte en el hoyo junto con el zumo y los arándanos.
  4. Mezcla todo hasta conseguir una pasta homogénea de textura grumosa.
  5. Rellena los moldes hasta tres cuartas partes de su capacidad y hornea durante 25 minutos.
  6. Al sacar las magdalenas del horno, deja enfriar sobre una rejilla y desmolda.