Cada vez se está imponiendo más el uso de mascarillas. En los transportes públicos ya es obligatoria y se está pensando en que también lo sea en los espacios públicos. ¿Pero lo serán para todas las personas? ¿También para los niños?

El dato esencial es que los niños se pueden contagiar y contagiar a los demás igual que los adultos. Por tanto, si les enseñamos que llevar mascarilla es bueno para ellos y para los demás, y que ellos son tan importantes como los adultos, seguramente estarán encantados de llevarla.

¿Las máscaras son peligrosas para los niños?

Los niños deben usar máscaras en público, principalmente para proteger a otros del coronavirus. Han circulado bulos que advierten que el CO2 podría acumularse debajo de las máscaras y que los pequeños no recibirían suficiente aire. Esta afirmación es falsa. Las mascarillas quirúrgicas y las caseras de tela dejan pasar perfectamente el aire y no pueden producir ningún tipo de asfixia, ni siquiera a las personas que hacer ejercicio.

De hecho, la Asociación Española de Pediatría considera que la mascarilla añade un grado de protección más a los niños a partir de los 3 años de edad. Antes de esta edad es difícil evitar que se la toquen o se la quiten en cualquier momento. Para los niños más pequeños la principal medida de protección sigue siendo la distancia social.

¿Dónde hay que ponerse las mascarillas?

De todos modos, hay que recordar que la mascarilla solo es necesaria en lugares de riesgo donde la distancia social no se puede mantener en todo momento: espacios interiores como tiendas y supermercados, ambulatorios y hospitales, transportes públicos y colegios si se diera el caso de que los niños retornaran a las clases. Recuerda que no es realmente necesario que los niños entren en tiendas y supermercados.

Por otra parte, es cierto que las mascarillas tienen inconvenientes: reducen la expresividad de la cara, no podemos vernos las sonrisas y las muecas que forman parte de la comunicación humana, especialmente con los niños. Esperemos que pronto podamos volver a la normalidad y que los niños utilicen toda su enorme capacidad de adaptación y resiliencia.

Como usar correctamente la mascarilla (padres e hijos)

Usar la mascarilla de la manera adecuada es importante para garantizar la máxima protección para los demás:

  • Si eliges una mascarilla casera, si puedes, confecciónala con algodón ecológico (la tela de una camiseta eco te puede servir). Puedes lavarla con el resto de la ropa de calle a 60 ºC.
  • Recuerda que las mascarillas quirúrgicas deben utilizarse como máximo 4 horas. Luego hay que desecharlas.
  • La mascarilla debe cubrir la nariz, la boca y las mejillas. Los padres deben ayudar a sus hijos a ponerse y a quitarse la máscara, cogiéndola solo por las cintas elásticas, para que ellos no se la toquen.
  • El niño debe lavarse bien las manos al regresar a casa. Recuérdale que fuera no debe tocarse la cara ni la mascarilla.
  • Las máscaras mojadas ya no ofrecen protección y deben reemplazarse.
  • Debes dejar que la máscara que has quitado se seque bien, dejándola al sol o bien lavarla. Puedes cubrirla con agua hirviendo, dejarla diez minutos en remojo y luego lavarla con detergente, escurrirla y ponerla a secar.
  • Para niños y adultos por igual es indispensable una buena higiene de manos, toser y estornudar en el codo y mantener una distancia de dos metros en público. Estas son las mejores formas de protegerse frente al virus.