El verano se acerca y el calor de estas semanas en Barcelona anuncia la llegada del verano.

A mi personalmente me encanta este periodo del año, disfruto de los días largos y de la luz y de todos los colores y sabores que la naturaleza nos ofrece.

Desde el rojo de las fresas, de las cerezas y la sandía, los tonos anaranjados de nísperos, albaricoques y melocotones hasta el amarillo de las ciruelas, hay opciones para todos los gustos.

A comenzar del mes de abril hasta septiembre puedes aprovechar de una gran variedad de frutas de temporada que aportan más vitaminas a tu dieta y abundante agua, cuyo consumo debería aumentar en esta época del año.

La primavera y el verano son también ideales para experimentar nuevas combinaciones de infusiones y dar un toque original a tu té, con hojas, flores y frutos que gracias a sus principios activos actúan como remineralizantes y tonificantes, perfectos para eliminar la sensación de cansancio y debilidad causados por las altas temperaturas.

Para enfrentar estas estaciones del año y sus altas temperaturas sin miedo al bochorno, hoy te propongo algunas plantas medicinales que puedes mezclar entre ellas o añadir a tu té favorito para una sensación refrescante y regeneradora en cualquier momento del día.

Romero (Rosmarinus officinalis)

Utilizada en aromaterapia para vigorizar y tonificar el cuerpo es una planta mediterránea de olor muy característico e intenso. Posee una acción antioxidante y tomada en infusión por las mañanas es un buen energizante. Para preparar una taza de infusión de romero, hervir el agua, añadir 1-2 gramos de de hojas secas de la planta y filtrar pasados 5 minutos.

Menta (Mentha x piperita)

Muy utilizada en los países árabes en la preparación de platos y bebidas, las hojas de esta planta se pueden combinar con las hojas de té para preparar deliciosas infusiones refrescantes y digestivas. Esta planta contiene aceite esencial rico en mentol, que regala una agradable sensación de frescor además de una acción carminativa, descongestionante de las vías respiratorias y antioxidante. Dejar en infusión durante 5 minutos 2-3 cucharaditas de hojas secas de menta por cada taza de agua y filtrar. Es posible combinar las hojas de menta también con el té o con otras plantas (regaliz, jengibre o limón).

Cola de caballo (Equisetum arvense)

Rica en silicio, potasio, magnesio, manganeso y aluminio, esta planta medicinal es perfecta para preparar una infusión remineralizante, que nos ayudará a reponer los sales minerales expulsados con la sudoración. Poner en infusión 2-3 gramos de tallos desecados por taza de agua, filtrar pasados 5 minutos y dejar enfriar si se prefiere.

Ortiga (Urtica sp.)

Sales minerales, flavonoides, clorofila y provitamina A son algunos de los principios activos que caracterizan esta planta. Un conjunto de componentes importantes para que nuestro organismo pueda efectuar sus funciones. Para la infusión de ortiga utilizar entre 3 y 5 gramos de hojas desecadas por cada taza de agua.

Limón (Citrus limonum)(image)

De esta planta se utiliza el fruto, rico en aceites esenciales, cumarinas, flavonoides y vitamina C (en la piel); y minerales, pectina y ácidos orgánicos en la pulpa.

Perfecto para preparar bebidas frías o calientes, el zumo de este cítrico mezclado con agua es un excelente remineralizante que quita la sed. No solo con el zumo y la pulpa, sino que con la piel de limón desecada puedes aromatizar tus infusiones y aprovechar de todas las propiedades de este fruto.

Las plantas medicinales contienen principios activos que actúan sobre las funciones de nuestro organismo. Aunque las infusiones aportan un bajo porcentaje de principios activos, si sufres de alguna patología es importante consultar tu médico, ya que algunos componentes pueden tener efectos indeseados o interactuar con otros medicamentos.

La entrada Infusiones refrescantes para el verano se publicó primero en Notas Naturales.