El comité científico de la Sociedad Internacional de Inmunonutrición (ISIN, por sus siglas en inglés) ha dado a conocer una estrategia nutricional para hacer frente al virus Covid-19 (SARS-CoV-2). El sistema inmunitario, la fortaleza del organismo y unos pocos fármacos son lo único que tenemos por el momento contra la enfermedad.

El estado nutricional es clave en este preciso momento. Existen pruebas científicas, a partir de los estudios en animales y en humanos, de los efectos beneficiosos de los nutrientes antioxidantes sobre el funcionamiento del sistema inmunitario.

La alimentación habitual debe ser variada, equilibrada y con abundancia de alimentos vegetales de colores intensos, que suelen estar cargados de antioxidantes. Esta orientación puede ser suficiente para la mayoría de la población sana, pero a las personas vulnerables con mayor riesgo les conviene suplementar determinados micronutrientes (minerales y vitaminas).

4 nutrientes esenciales para hacer frente al Covid19

A continuación enumeraremos los nutrientes indicados y las dosis que producen un efecto significativo sobre la inmunidad, según la ISIN. Ten en cuenta que cada uno de los nutrientes puede conseguirse a través de los alimentos, no solo de suplementos. Te explicaremos cuáles los contienen en abundancia.

Zinc: 30-220 mg al día

El zinc es un mineral esencial con propiedades antivíricas. Un aporte suficiente puede reducir el riesgo de neumonía y sus complicaciones.

Los alimentos vegetales que aportan más zinc son las semillas de calabaza y de sésamo, seguidas de lentejas, garbanzos y anacardos.

Vitamina E: 134 mg-800 mg al día

La vitamina E en su forma natural (alfatocoferol) mejora específicamente la actividad de las células inmunitarias tipo T, que suelen declinar al hacernos mayores.

La suplementación con 200 mg/día mejora la actividad de las «células asesinas naturales» que eliminan virus, y la producción de interleucina-2 y anticuerpos.

Este nutriente esencial se encuentran en las semillas y frutos secos enteros o en sus aceites virgen extra. Buenas fuentes de vitamina E son el aceite de girasol, las nueces pecanas o la mantequilla de cacahuete.

Vitamina C: 200 mg-2 g al día

Es la vitamina antioxidante por excelencia y más fácilmente accesible a través de alimentos frescos. La vitamina C estimula la producción de citoquinas e interferones, que son las proteínas que sirven al sistema inmunitario para luchar contra los virus. También mejora la capacidad de los neutrófilos (un tipo de glóbulos blancos) para eliminar virus patógenos.

Una naranja de tamaño mediano proporciona unos 65 mg de vitamina C, que es la dosis diaria aconsejada, pero para llegar a los 200 mg diarios sin recurrir a un suplemento puedes tomar otros alimentos. Son especialmente ricos los kiwis, el pimiento rojo, las fresas y el perejil fresco.

Vitamina D: 10 mcg-100 mcg/día

Este nutriente actúa como un regulador del sistema inmunitario y un protector específico frente a las infecciones que afectan al sistema respiratorio. Un análisis realizado en Estados Unidos con una muestra de casi 20.000 personas probó que existe una relación inversa entre la concentración de vitamina D en sangre y el riesgo de contagiarse con un virus respiratorio.

La principal fuente de vitamina D es el sol, pues la sintetizamos en la piel cuando está expuesta a su luz. Es prácticamente imposible calcular la dosis de vitamina D que se produce de esta manera pues depende de la hora del día, el tipo de piel de cada persona, la estación del año y la ubicación geográfica.

En general se estima que en invierno son necesarios 15 minutos de exposición al sol de la cara y los brazos en las horas centrales del día. En la situación de confinamiento en que nos encontramos, hace falta que pensemos en ello y que salgamos al jardín, el balcón o la terraza, o que nos pongamos frente a la ventana, para recibir la luz del sol. Es imprescindible.

Antes de tomar un suplemento de vitamina D es recomendable hacerse un análisis de sangre para determinar su nivel, pero si sospechamos que no obtenemos una dosis insuficiente podemos tomar un suplemento seguro de hasta 5.000 UI por día. Es recomendable tomar este suplemento por la mañana junto con un desayuno que contenga algo de aceite de oliva o de coco.

Una fórmula preventiva

Se ha observado que este grupo de 4 micronutrientes son capaces de mejorar la inmunidad específica, precisamente la encargada de generar más anticuerpos, según los científicos de la ISIN, organización presidida por la española Ascensión Marcos, directora del Grupo de Investigación en Inmunonutrición en el Departamento de Metabolismo y Nutrición en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

No ha dado tiempo a realizar la investigación necesaria para probar la protección o alivio que los mencionados nutrientes pueden ejercer frente a la infección por el Covid19. Sin embargo, existen evidencias suficientes para que estas recomendaciones tengan sentido con el objetivo de fortalecer el sistema inmunitario y la salud de la población antes, durante y después de la infección por el coronavirus.