Las informaciones sobre el virus SARS-CoV-2 insisten en que las personas con problemas de salud, especialmente respiratorios, cardiovasculares o inmunodeprimidas, son las más vulnerables y con mayor riesgo de sufrir complicaciones e incluso, la muerte.

Sin embargo, existen factores de riesgo que trascienden lo personal. Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Harvard en Estados Unidos ha probado que el virus resulta más mortal en los lugares con más contaminación atmosférica.

La contaminación causada por los vehículos diésel es la más dañina

Los investigadores relacionaron los fallecimiento por COVID-19 y los niveles de contaminación en 3.000 condados de Estados Unidos. «Descubrimos que un aumento de solo 1 mcg por metro cúbico en los niveles atmosféricos de partículas PM2.5 está asociado con un aumento del 15% en la tasa de mortalidad por COVID-19″, han escrito en las conclusiones.

La partículas PM2.5 proceden en buena medida de las emisiones de los vehículos, especialmente los diésel en la ciudad, y tienen una gran capacidad de penetración en las vías respiratorias.

En consecuencia, las personas que viven en áreas contaminadas tienen muchas más probabilidades de morir por el coronavirus que las que viven en áreas más limpias. El aire cargado de partículas favorece el riesgo de sufrir síndrome de dificultad respiratoria aguda, que causa la mayoría de muertes relacionadas con la COVID-19.

Si reducimos la contaminación, el coronavirus será menos peligroso

Existe consenso entre los epidemiólogos en que el virus SARS-CoV-2 ha llegado muy probablemente para quedarse. La primera ola está resultando trágica, pero problamente permanecerá entre nosotros produciendo infecciones en las personas que no sean ya inmunes.

No colapsarán los hospitales, pero será una amenaza más para la salud que habrá que combatir con tratamientos y también a través de la reducción de la contaminación en las ciudades.

Como dice el doctor Xiao Wu, uno de los autores del estudio, «es probable que la COVID-19 sea parte de nuestras vidas durante bastante tiempo, a pesar de nuestra esperanza de una vacuna o tratamiento. A la luz de esto, deberíamos considerar medidas adicionales para protegernos de la contaminación y reducir el número de muertes».

Ya se sabía que un pequeño aumento en la exposición a la contaminación por partículas durante 15-20 años aumentaba el riesgo de muerte por todas las causas, pero el nuevo trabajo muestra que este aumento es 20 veces mayor para las muertes causadas por el SARS-CoV-2.

La contaminación está relacionada con la alta mortalidad en Lombardía

El estudio norteamericano ha sido corroborado por otro trabajo realizado en Italia por científicos de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) y de la Universidad de Siena, que también han comprobado que las tasas de mortalidad son mayores en las zonas del norte del país con los niveles más altos de contaminación del aire.

«Concluimos que el alto nivel de contaminación en el norte de Italia debe considerarse un factor adicional del alto nivel de letalidad registrado en esa área», escriben los investigadores en la revista Environmental Pollution. En las regiones del norte de Lombardía y Emilia-Romaña la mortalidad es de aproximadamente el 12%, en comparación con el 4,5% en el resto de Italia.

«Es bien sabido que la contaminación perjudica la primera línea de defensa de las vías aéreas superiores, los cilios, por lo que una persona que vive en un área con altos niveles de contaminantes es más propenso a desarrollar afecciones respiratorias crónicas y es más vulnerable a cualquier agente infeccioso», añaden.

También existen trabajos que prueban que la exposición a la contaminación del aire aumentó de manera importante el riesgo de muerte por el coronavirus SARS en el brote de 2003.

Los autores del estudio norteamericano señalan que «garantizar un aire más limpio en el futuro ayudará a reducir las muertes por COVID-19″.

Referencias:

  • Xiao Wu et al. Exposure to air pollution and COVID-19 mortality in the United States. MedRXiv.
  • Edoardo Conticini, Bruno Frediani y Dario Caro. Can atmospheric pollution be considered a co-factor in extremely high level of SARS-CoV-2 lethality in Northern Italy? Environmental Pollution.