Un equipo científicos de la Universidad de Valencia (UV), en colaboración con la Fundación Igenomix y el INCLIVA, ha logrado analizar la microbiota endometrial humana durante un embarazo temprano que dio lugar al nacimiento de un bebé sano.

Hasta ahora se pensaba que el útero era una cavidad estéril en la que no había bacterias, ya que su misión era proteger al feto durante el embarazo. Pero el estudio muestra que el útero está dominado por lactobacilos y proporciona el primer perfil de la microbiota de una mujer embarazada. El trabajo se ha dado a conocer en el American Journal of Obstetrics & Gynecology

Las bacterias participan en el desarrollo del feto

El doctor Carlos Simón, profesor de pediatría, obstetricia y ginecología en la UV, y la doctora Inmaculada Moreno, investigadora de la Fundación Igenomix y primera autora del artículo explican que la investigación «podría ser el punto de partida para aprender la interacción entre los microbios y el comienzo de la vida humana»

Los humanos dependen de las bacterias comensales, que son parte del cuerpo y contribuyen a las funciones vitales saludables. La mayoría viven en el intestino, pero gracias al trabajo de la UV ahora se conoce el perfil microbiano del endometrio, que es la capa mucosa que recubre el útero.

Los investigadores han definidos dos tipos de perfiles: uno está dominado por lactobacilos y el otro, no. Y han descubierto que cuando el perfil no está dominado por lactobacilos la tasa de embarazos es menor y el de abortos, mayor.

Se abre la posibilidad de potenciar la fertilidad

Como explica el profesor Simón, «debido a un acontecimiento fortuito pudimos analizar la microbiota endometrial cuando la paciente había estado embarazada durante un período de cuatro semanas. Así tuvimos acceso al primer perfil microbiano de una gestante cuyo embarazo fue exitoso«.

La doctora Moreno añade que «estos valiosos datos nos permiten conocer algo mejor el inicio de la vida, ya que ese entorno microbiano fue el que logró que la gestación fuera exitosa. Éste podría ser el inicio de trabajos posteriores que evalúen la manera de conseguir la flora de endometrio que haga que el embarazo sea exitoso«.

El hallazgo sugiere que sería buena idea analizar la microbiota del endometrio en aquellas mujeres que acuden al ginecólogo por dificultades reproductivas. Un estudio de la microbiota abriría la posibilidad de un tratamiento que mejorara el pronóstico reproductivo de la mujer.