El coronavirus está cambiando nuestros hábitos. No solo podemos salir de casa solo cuando es imprescindible, sino que mantenemos las distancias con otras personas, llevamos mascarillas y guantes, tenemos en cuenta lo que tocamos y nos lavamos las manos con frecuencia.

Al llegar a casa dejamos los zapatos fuera o los dejamos en el recibidor y nos cambiamos de ropa. Pero, debemos hacer algo más? ¿Es suficiente con lavar la ropa como de costumbre?

Los estudios científicos indican que el coronavirus SARS-CoV-2 puede mantenerse viable e infeccioso hasta 7 días sobre superficies duras y lisas como las de plástico, acero o cristal.

En cambio, sobre las superficies porosas como las de los tejidos dura menos. Por eso, hasta ahora no existe ninguna recomendación oficial sobre la ropa.

Sin embargo, las prendas pueden tener partes lisas y duras (como los botones) y es lógico que queramos tomar el máximo de precauciones. Al fin y al cabo las autoridades sanitarias han tardado semanas en reconocer la necesidad de llevar mascarillas.

¿Qué se hace con la ropa de las personas enfermas?

Solo en el caso de que la persona esté contagiada con el coronavirus o sea sospechosa de estarlo se deben tomar medidas especiales.

En este caso, la ropa del enfermo no se debe mezclar con la del resto de la familia y se debe meter en una bolsa de plástico que se cierra hasta que se lava. Las toallas y prendas interiores se lavan tras cada uso.

Lo que debes de tener en cuenta al lavar la ropa

La medida de higiene más sensata en relación con la ropa es no estar por casa con las prendas que hemos llevado fuera. No parece necesario lavarla después de un solo uso. Con lavarnos las manos y evitar tocarnos la cara ya reducimos de manera importante cualquier riesgo.

Podemos lavar la ropa con la frecuencia habitual y siguiendo las recomendaciones para eliminar los gérmenes patógenos.

  • No hace falta añadir ningún desinfectante como la lejía. La temperatura y el detergente se bastan para eliminar los coronavirus.
  • Las toallas, la ropa de cama, la ropa interior, las bayetas reutilizables y los paños de cocina deben lavarse a una temperatura de al menos 60 ºC.
  • Los trapos de polvo y bayetas lavables deben lavarse a máquina tras no más de dos días de uso. Además, es fundamental que se sequen inmediatamente, ya sea colgándolos al sol o gracias a la secadora.
  • Para la ropa de vestir diaria, como pantalones, jerseys, camisetas o vestidos, las temperaturas de lavado más bajas suelen ser suficientes. Es decir 30/40 ºC. No es necesario un enjuague higiénico adicional.
  • Cuando creas necesario que el lavado sea especialmente intenso, recurre a los programas más largos. Alguna lavadoras tienen programas antialérgicos que pueden ser apropiados.
  • Es importante no olvidarse de limpiar la lavadora, donde podrían proliferar los gérmenes. Haz un programa sin ropa a 60 ºC una vez a la semana.

¿Qué detergente es el más adecuado?

Algunos expertos recomiendan las presentaciones de detergentes en tabletas, polvos, gránulos o perlas porque los consideran más eficaces que los líquidos.

Además son más sostenibles desde el punto de vista ambiental porque ahorran el volumen y el peso del agua en el transporte y almacenamiento.