Amantes de la cocina y paladares intrépidos, el post de hoy es para vosotros y para todas las personas que deseen experimentar con nuevos sabores y añadir alimentos con importantes valores nutricionales a su dieta.

Últimamente me entró curiosidad por saber más acerca de las algas, ingrediente que tímidamente se va introduciendo en menús de restaurantes tradicionales y es más común en platos orientales y veganos. 

Primero he querido aclarar una duda que me persigue acerca de estos organismos: ¿se pueden considerar realmente plantas? La respuesta es sí, se clasifican como plantas aunque más correctamente se deberían llamar plantas inferiores por las diferencias que las distinguen de las plantas terrestres. Además hay que añadir que entre las más de 25.000 algas clasificadas, algunas especies son consideradas como algas (como las algas verdeazules), aunque en realidad no lo son. En este artículo encuentras más detalles acerca de las características generales de las algas. 

Dentro de la gran variedad de especies de algas, actualmente apenas un 10% es utilizado para la alimentación humana, casi ninguna es tóxica pero la mayoría es poco apta para consumo culinario debido a una consistencia demasiado fibrosa o a un sabor soso.

Japón, Corea y China son los países que más consumen estas verduras de mar. En Europa y occidente en general su uso en gastronomía es bastante reducido aunque sean comprobados los enormes beneficios para la salud. En este artículo de Botanical-Online puedes leer más sobre las propiedades nutricionales de las algas y ver la comparación con otros alimentos más tradicionales.
Como dato curioso, estos ingredientes desconocidos para la mayoría,  muchas veces se esconden en las etiquetas de los productos del supermercado bajo códigos y nombres raros, como en el caso del Agar Agar, espesante alimentario utilizado en preparados vegetarianos, y del Musgo de Irlanda, incluído en la categoría de los carragenatos (aditivo E407) por la industria.

Después de haber experimentado varios tipos de algas en restaurantes y comprobado que todas son deliciosas y añaden un toque especial a los platos (¡de gustibus!), he decidido ponerme manos a la obra e introducir estos aliados de la salud en mi cocina.(image)

De momento cuento con las siguientes: Kombu, Espirulina, Wakame, Nori y Agar Agar, y mi reto es experimentar al menos una receta con cada una de las algas utilizadas en gastronomía. Ya he realizado tres recetas con éxito: Batido energético con plátano, frutos secos y espirulina, Panna cotta con leche de almendra y agar agar y Ensalada de trigo con alga wakame, iré añadiendo más en la sección Recetas a medida que vaya probando (image)

Si quieres profundizar sobre cómo y por qué cocinar con algas y saber detalles sobre las algas utilizadas en cocina, te aconsejo el libro de Monste Bradford, Algas – las verduras del mar (Salud Y Vida Natural)(image) .

Si te animas tú también a experimentar en la cocina, te dejo mi listado de recetas a base de algas.

La entrada Cocinar con algas: mis apuntes sobre las verduras de mar se publicó primero en Notas Naturales.