Los investigadores del Instituto Peter Doherty para Infecciones e Inmunidad, asociado a la Universidad de Melbourne y al hospital Royal Melbourne (Australia) han analizado en profundidad la respuesta del sistema inmunitario de una mujer previamente sana, de 47 años de edad, que presentó el Covid19 con síntomas de leves a moderados y que requirió ingreso hospitaliario. La paciente finalmente superó la enfermedad en tres días.

Una respuesta eficaz del sistema inmunitario

La primera muestra de sangre de la paciente fue obtenida a través del programa de vigilancia Setrep-ID (Sentinel Travelers and Research Preparedness for Emerging Infectious Disease), que toma muestras a los viajeros que regresan a Australia. Este programa permite que, en caso de que se produzca un brote infeccioso, se pueda estudiar el comportamiento del virus con rapidez.

La investigación, publicada en Nature Medicine, es un informe detallado sobre cómo las defensas naturales del paciente respondieron al virus. Uno de los autores del artículo, el doctor Oanh Nguyen, afirma que es la primera descripción de las amplias respuestas inmunitarias del cuerpo frente al SARS-CoV-2.

La mujer acudió al hospital cuando llevaba 4 días con síntomas, 11 días después de haber estado en Wuhan. Presentaba malestar general, dolor en la garganta, tos seca, dolor en el pecho, sensación de fiebre, dificultades respiratorias leves y una carga viral baja. Por otro lado, era una persona sana, no fumaba y no tomaba medicamentos.

Los investigadores tomaron muestras de sangre en cuatro momentos distintos de la enfermedad y pudieron, además de descifrar la respuesta inmunitaria, compararla con la otros pacientes que habían sufrido gripes estacionales y que habían sido analizados en los últimos años.

«Tres días después de la admisión de la paciente en el hospital [séptimo día con síntomas], vimos cómo se multiplicaban las poblaciones de varias células inmunitarias, lo que a menudo es un signo revelador de recuperación durante la infección de gripe estacional, por lo que predijimos que la paciente se recuperaría en tres días, y es lo que sucedió». Observó el doctor Nguyen.

En el mejor de los casos, sin necesidad de ningún fármaco

En el hospital la paciente solo recibió suero rehidratante. No se le administraron antibioticos, ni esteroides, ni agentes antivirales. Diez días después de su llegad el resultado del test para SAR-CoV-2 fue negativo y al día siguiente recibió el alta con síntomas leves que desaparecieron completamente dos días después.

En concreto, descubrieron que aumentó el número de varios tipos de células inmunitarias:

  • Células secretoras de anticuerpos (ASCs)
  • Células T cooperadores foliculares (TFH)
  • Células cooperadoras T4 y T8 activadas (CD4+ T y CD8T)
  • Immunoglobulina M (IgM)
  • Anticuerpos al SARS-CoV-2

Estos incrementos se mantuvieron durante siete días después de que hubiera desaparecido cualquier síntoma.

Útil para desarrollar una vacuna o un tratamiento

El conocimiento sobre cómo se produce la respuesta inmunitaria podría ser el secreto para encontrar una vacuna efectiva, según la profesora Katherine Kedzierska, de la Universidad de Melbourne, jefa de laboratorio en el Instituto Doherty e investigadora líder en inmunología de la gripe.

Kedzierska añade que, aunque el Covid19 está causado por un nuevo virus, en una persona sana, una respuesta inmunitaria a través de diferentes tipos de células se asocia con una recuperación clínica similar a lo que se ve en la gripe».

El estudio australiano puede ayudar a comprender qué falta en las personas que evolucionan con resultados fatales, lo que podría servir para mejorar el tratamiento. Actualmente se estima que el 80% por ciento de los casos son de leves a moderados.