La primavera llega con sus temperaturas más altas, más horas de luz y, sobre todo, con su abundancia de verduras y frutas frescas y ligeras como las espinacas, los guisantes, los espárragos, las habas, los canónigos, las fresas…

Con el cambio de estación, el cuerpo nos pide más este tipo de alimentos, que además son ideales para desintoxicar y limpiar el organismo y para recuperar la vitalidad. Aunque si la palabra detox os suena a una pesadilla, no os preocupéis, porque comer más ligero no tiene por qué ser aburrido.

De hecho, podemos preparar platos fabulosos con frutas y verduras. Y hay vida más allá de la típica crema, de una ensalada de lechuga o de las vainas con patatas. Con las verduras de temporada, ricas en vitaminas y minerales, podemos cocinar deliciosas salsas que van a convencer a cualquiera de que la verdura es un manjar.

Te propongo estas cinco salsas elaboradas con ingredientes de primavera. Más abajo encontrarás la receta de cada una:

  1. Peso de ortigas: Igual ya habéis oído hablar de los beneficios de las humildes ortigas como plantas medicinales. ¿Pero las habéis probado alguna vez en la cocina? Pues las ortigas jóvenes que salen en primavera son deliciosas. Las podemos usar como si fueran espinacas, salteadas, en guisos y estofados o en batidos verdes, o utilizarlas para preparar un pesto.  
  2. Salsa Alfredo de coliflor: La coliflor es una verdura crucífera que todavía está de temporada hasta finales de abril. En esta época la podemos aprovechar para preparar platos ligeros. La salsa Alfredo que encontrarásdespués es un ejemplo. 
  3. Guacamole de fresas: El guacamole es un clásico de la cocina. Normalmente se prepara con aguacates maduros, cilantro, ajo, cebolla y tomate. Pero con las fresas le podemos dar un toque refrescante y ligero, ideal para esta época del año. 
  4. Salsa cremosa de espinacas: Las espinacas son muy ricas en nutrientes y nos ayudan contra muchas molestias como la osteoporosis. Además, mejoran la vista, favorecen nuestro metabolismo, previenen los problemas del corazón y son buenas para la memoria. Con ellas puedes preparar una salsa cremosa que le encantará a todo el mundo. 
  5. Dip de guisante: Los guisantes son muy socorridos porque los podemos tener en el congelador todo el año y convertirlos en un montón de platos. Los típicos son los guisantes cocidos, en cremas, con arroz o en guisos, pero también quedan deliciosos en hummus, ensaladas, hamburguesas o, por ejemplo, en un dip