Las legumbres son una de las fuentes de proteína vegetal más importantes que tenemos. Nos encantan los guisos y potajes, pero las legumbres dan para mucho más. De hecho, vas a descubrir que las legumbres pueden comerse incluso en un capricho dulce.

Es ideal consumirlas mínimo 4 veces por semana o más, así que si llevas una dieta vegetal no te preocupes si las consumes a diario. De hecho, es seguro tomar 3-4 raciones de legumbres, incluyendo la soja, cada día. Sin embargo, alternar la variedad que consumimos sí es importante, ya que no todas tienes las mismas propiedades.

En todas las ideas que encontrarás a continuación, las legumbres están cocidas. Para que sean más digestivas, es habitual añadir comino, hinojo o alga kombu al agua de cocción, aunque para algunas recetas lo evitaremos por el sabor. Lo que no podemos saltarnos es el remojo, que evita la acción inhibidora del ácido fítico, si queremos aprovecharnos de minerales como el zinc, el hierro o el magnesio.

Por una vez nos vamos a olvidar de la soja y sus derivados, que nos ofrecen una gran variedad de sabores y texturas. Te propongo recetas de:

  • Una crema de verduras con legumbre
  • Una ensalada tibia
  • Hamburguesas vegetales a base de legumbres
  • Verduras al horno con legumbres
  • Un bizcocho de legumbres: mi brownie de garbanzos