Aunque hubo un tiempo en el que se nos dijo que el desayuno es la comida más importante del día, ahora sabemos, con evidencia científica, que esto no es verdad. Pero, aunque no sea una comida esencial, es un gran momento para nutrirnos con alimentos densos en proteínas.

A pesar de que se trata de una comida más, lo cierto es que, ahora que la mayoría no nos ganamos la vida con trabajos físicos, el desayuno se ha convertido en una comida bastante ligera. También nos encontramos en que algunos alimentos no nos encajan en la idea de desayuno convencional, incluso en el caso de alimentos que antes si estaban dentro de lo habitual.

Desayunos sanos y equilibrados

Viendo cómo es un desayuno saludable en otras partes del mundo nos costará menos olvidarnos de la bollería industrial, los mal llamados «cereales de desayuno» y las galletas repletas de azúcares refinados.

Si bien es posible que no estés preparado para empezar el día con una sopa de miso caliente con dados de tofu de estilo japonés o un plato de alubias con tomate y patata prebiótica de inspiración británica, hay alternativas más sencillas para nuestro paladar.

Podemos aprender mucho de los desayunos, o de las comidas para romper el ayuno, que hacen en otros países. 

Algunos aderezos de las recetas de salado que encontrarás a continuación te pueden resultar muy fuertes para consumir nada más levantarte. Primero prueba siempre con una versión menos condimentada, evitando la sal y la pimienta, por ejemplo.