En el post anterior he hablado de las propiedades de la avena, un cereal que puede resultar muy  beneficioso en verano. Si no es un producto que utilizas con frecuencia te puede costar al principio añadirlo a tu dieta, por eso hoy te paso mis 3 recetas favoritas a base de avena, fáciles e ideales para esta estación del año.

Porridge de avena con fruta

Ingredientes para 1 porción:

  • 4 cucharadas soperas de avena
  • 1 taza de leche (vegetal, si prefieres)
  • 1 porción de fruta al gusto (plátano, frutos rojos, manzana, piña, albaricoque…)
  • 1 cucharada de frutos secos (almendras, nueces, avellanas…)
  • 1 cucharada de semillas oleosas (sésamos, linaza, amapola, chía…)
  • 1 puñado de dátiles o sultanas
  • Miel y canela en polvo

En una olla ponemos a calentar la leche y añadimos la avena y los dátiles cortados en pedazos (o las sultanas).(image) Dejamos cocinar unos diez minutos removiendo con frecuencia para que la crema no se pegue y queme.

Una vez cocida la avena (la consistencia será de una crema) la pasamos a un plato hondo o un bol.

Mientras el porridge de avena se enfría, limpiamos y cortamos la fruta que hemos elegido, la disponemos encima de la avena, añadimos los frutos secos (los podemos romper en pedazos con las manos a la hora colocarlos en el plato), las semillas, y espolvoreamos un poco de canela. Si quieres un desayuno energético, puedes añadir una cucharada de miel o polen.

Horchata de avena

Ingredientes para 2 personas

  • 1/2 taza de copos de avena
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 tazas de agua fría
  • El zumo de medio limón
  • Canela en polvo

(image) Mezclamos la avena con el agua fría en un recipiente y dejamos reposar en la nevera durante 2 horas.

Cuando la mezcla esté bien fría y la avena se haya ablandado, añadimos el azúcar, el zumo de limón y batimos con una licuadora, hasta que el cereal se haya disuelto (si la mezcla es muy espesa podemos añadir más agua).

Servimos en dos copas, espolvoreamos la canela y decoramos con una rodaja de limón.

Yogur con avena y miel

Esta receta es quizás la más sencilla y rápida a base de avena. Se trata de elegir un yogur que nos guste (natural, de frutas, de soja…) y añadir 1-2 cucharadas de copos de avena. Si utilizas el yogur natural, quizás te apetezca añadir miel, azucar de caña, polen, u otro edulcorante. Para que el desayuno o la merienda sean más completo puedes añadir al yogur con avena una de tus frutas favoritas.

Aprovecha estas recetas para tomar un desayuno o una merienda saludable, energético y diferente, y beneficiarte de alimentos ricos de propiedades.

La entrada 3 recetas fáciles a base de avena se publicó primero en Notas Naturales.