En la antigua Roma a los gladiadores se les llamaba hordearii, «comedores de cebada», ya que a este cereal se le atribuían desde tiempos antiguos propiedades vigorizantes. En la actualidad, a pesar de ser el cereal más cultivado en España por extensión y de constituir una pequeña joya nutricional, apenas se utiliza para consumo humano.

Ha llegado el momento de reivindicar toda las virtudes de la cebada. ¡Aprovéchalas en estas recetas!