¿Cómo se toma un baño de bosque?

El baño de bosque puede ser más o menos ritualizado, pero consiste básicamente en estar relajado y presente durante el paseo entre los árboles. Solo tienes que abandonar tus pensamientos habituales y concentrar todos tus sentidos y atención en los estímulos que proceden del bosque.

Al llegar al bosque, cierra los ojos, sacude brazos y piernas, y respira profundamente varias veces. repárate para sentir el bosque y nada más.

Muévete como un felino, suavemente, atento. Siente el contacto de las plantas de tus pies con el suelo, ¿está blando o duro? ¿sientes las piedrecitas? Si se cruza un pájaro, obsérvalo. Respira y huele. Detente ante cualquier cosa que despierte tu curiosidad: la forma de una hoja (acariciarla, obsérvala desde diferentes perspectivas), una flor que no conoces (¿huele? ¿Cuántos pétalos tiene?), una roca con forma extraña… Párate de nuevo, cierra los ojos y escucha atentamente, ¿qué sonidos reconoces? ¿de dónde proceden?