Activistas de Greenpeace como “boyas humanas” denunciaron transbordos de pesca incontrolada en altamar 

Desde el agua y con el mensaje Protegé él Mar Argentino, expusieron las prácticas que realizan estos pesqueros a 400km de la Península de Valdés, zona conocida como el Agujero Azul, al límite de la zona económica exclusiva de Argentina. Foto: © Martin Katz / Greenpeace

La organización ambientalista Greenpeace documentó un transbordo en altamar. Activistas de la organización, desde el agua como “boyas humanas” y con el mensaje “Protegé él Mar Argentino”, expusieron las prácticas que realizan estos pesqueros. 

© Martin Katz / Greenpeace

La operación, por la cual un barco pesquero descarga su captura a un buque frigorífico que luego se encarga de transportar a puerto, fue detectada por activistas de la organización, que están a bordo del barco Arctic Sunrise. Ocurrió en una zona del Agujero Azul, fuera de la zona económica exclusiva argentina aunque sí sobre la plataforma extendida de jurisdicción nacional. Esta actividad se estaba realizando a 400 km al sudeste de la Península Valdés. 

© Martin Katz / Greenpeace

De acuerdo a la plataforma Global Fishing Watch, entre el 19 de diciembre de 2021 y el 19 de marzo de este año, han habido 258 encuentros entre buques que pueden corresponder a transbordos en alta mar en el Agujero Azul. Los transbordos habilitan el blanqueo de capturas provenientes de pesca ilegal, no regulada o no declarada.

© Martin Katz / Greenpeace

Los transbordos en el altamar permiten que las flotas que operan fuera de la vista de las autoridades, en zonas que hoy no son controladas por organismos de regulación, lo que facilita que oculten capturas ilegales y operen más tiempo sin regresar a puerto, lo que aumenta significativamente las operaciones de pesca y la probabilidad de abusos de los derechos humanos”.

© Martin Katz / Greenpeace.

La pesca intensiva, la afectación constante del fondo marino y su diversidad,  la facilitación de prácticas comerciales cuestionables como el etiquetado fraudulento, la falta de regulaciones eficientes en alta mar y la falta de trazabilidad en la cadena de custodia de las capturas realizadas son algunos de los puntos críticos que  se destacan. 

© Martin Katz / Greenpeace.

“Por todos estos motivos, el Agujero Azul en un foco mundial de lo que llamamos pesca ilegal, no declarada y no regulada, una de las principales amenazas que hoy acechan a los océanos. Este año, tenemos la oportunidad de lograr un  Tratado  Global de los Océanos. Este acuerdo es crucial, ya que nuestra vida en el planeta depende de océanos sanos.  De esta manera, se gestionarán herramientas para crear santuarios marinos más allá de la jurisdicción de los países ribereños. No lograrlo, sería un fracaso ” 

© Martin Katz / Greenpeace

El barco Arctic Sunrise se encuentra desde hace varias semanas realizando un trabajo de investigación y monitoreo de sobrepesca en el Agujero Azul, como parte de su campaña para la protección del Mar Argentino. 

Más información: 

El barco de bandera panameña que estaba recibiendo la carga del pesquero de arrastre, pertenece a las empresas de la familia Laskaridis que poseen o controlan la mayor flota mundial de buques frigoríficos dedicados al transbordo en alta mar. Fue construido en 1997, su capacidad de carga de pescado congelado aproximada es de 10.000 toneladas y se informa que su calado actual es de 5,7 metros. Su largo total (LOA) es de 143 metros y su ancho es de 22 metros.

Hacé clikc aquí y leé el informe de Greenpeace “Pesqueras sin control en el Mar Argentino”