ūü•Ķ ALERTA! Ola de calor extrema y sequ√≠as. Es urgente frenar la acci√≥n humana que agrava el cambio clim√°tico

Argentina empieza un verano en rojo y sólo empeorará si no dejamos de deforestar y quemar combustibles fósiles. 

La crisis clim√°tica ya es una realidad en Argentina y la¬†sequ√≠a es uno de sus impactos m√°s palpable. Junto al fen√≥meno de La Ni√Īa¬†aumentan las condiciones para que sucedan eventos clim√°ticos cada vez m√°s graves.

En Argentina, seg√ļn fuentes oficiales, las tierras secas ocupan el 70 % del territorio nacional y se ven afectadas por la industria agropecuaria, la deforestaci√≥n y el uso inadecuado de los recursos h√≠dricos.

¬ŅQu√© est√° pasando ahora?

El Servicio Meteorol√≥gico Nacional anunci√≥ que durante este 2023 comienza con un periodo de temperaturas muy extremas en todo el pa√≠s. Estas olas de calor se han vuelto m√°s frecuentes y severas en la √ļltima d√©cada.

También, analizó qué se viene en el futuro cercano: si las temperaturas globales siguen aumentando, estos eventos serán más frecuentes e intensos.

Fuente: https://www.smn.gob.ar/sistema_temp_extremas_calor

Seg√ļn un an√°lisis de atribuci√≥n realizado por World Weather Attribution (WWA), el cambio clim√°tico causado por la acci√≥n humana hizo que la ola de calor r√©cord en el norte de Argentina a principios de diciembre fuera aproximadamente 60 veces m√°s probable y 1,4 grados m√°s caliente.

Los primeros d√≠as de diciembre dejaron temperaturas que superaron los 40 ¬įC en 24 estaciones meteorol√≥gicas, cuatro de ellas por encima de 45 ¬įC. Nueve localidades del norte de Argentina registraron su temperatura m√°xima m√°s alta de diciembre.

Se determin√≥ que ahora se puede esperar un evento similar aproximadamente una vez cada 20 a√Īos, con un 5 % de posibilidades de ocurrir cada a√Īo, pero que sin los efectos de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, habr√≠a sido un evento extremadamente inusual.

¬ŅC√≥mo se evidencia la sequ√≠a y el calor extremo?

Incendios en zonas de humedales.

Arden nuestros humedales, atravesamos incendios forestales en diversas regiones del país, como resultado de la práctica para el cambio de uso del suelo a escala industrial sostenidos por las olas de calor.

2021 fue¬†el a√Īo m√°s caliente y seco en Argentina desde 1961: cuatro olas de calor afectaron al centro y sur de Argentina, y produjeron¬†r√©cords hist√≥ricos de temperaturas m√°ximas

Incendios fuera de control en la Patagonia. .

Estas temperaturas alimentaron grandes incendios¬†en la Patagonia ampliando en duraci√≥n y extensi√≥n por el cambio en el uso del suelo. All√≠ los focos se iniciaron por tormenta el√©ctrica, m√°s un combo de sequ√≠a, altas temperaturas, terreno con pendientes, vientos, material combustible y la recurrencia de la Ni√Īa -la segunda en dos a√Īos- un c√≠rculo sin fin predecible. Adem√°s, la lamentable¬† falta de recursos econ√≥micos y humanos para el efectivo combate al fuego, hicieron que fuera muy complejo y m√°s dif√≠cil poder frenar el avance del fuego.

Se agrav√≥ la sequ√≠a en toda la cordillera central y parte de Cuyo, debido a la falta de nevadas importantes durante el invierno. La falta de lluvias y condiciones de sequ√≠a extrema continuaron en el norte del Litoral y la cuenca del r√≠o Paran√° en Santa F√©, luego de un 2020 extremadamente seco. El r√≠o experiment√≥ una bajante hist√≥rica sin precedentes desde 1944.

Incendios en Santa Fé.

M√°s inundaciones, m√°s sequ√≠as, menos nieve y  m√°s calor se  esperan para  los pr√≥ximos a√Īos si no se toman acciones urgentes. Cada ecosistema destruido redunda en menor capacidad de adaptaci√≥n al cambio clim√°tico en la regi√≥n d√≥nde ocurre la destrucci√≥n.

¬ŅC√≥mo afecta la sequ√≠a?

La sequía es una de las situaciones medioambientales con más consecuencias palpables para la humanidad. De hecho, se estima que la degradación de los suelos, la falta de agua y el avance de la desertificación generará más muertes y desplazamientos forzados que cualquier otro tipo de desastre natural.

De acuerdo a distintas estimaciones, para el 2045 se cree que unas 135 millones de personas habr√°n debido desplazarse desde donde viven a consecuencia de esta nueva realidad medioambiental marcada por la desertificaci√≥n.

En general, las diferentes actividades relacionadas con¬†el¬†uso intensivo¬†del¬†suelo representan casi¬†el¬†25% de las emisiones globales de CO2, por lo que las medidas de mitigaci√≥n y de recuperaci√≥n de extensas zonas resulta clave en¬†el¬†combate contra¬†el¬†cambio clim√°tico. De hecho,¬†se¬†estima que la restauraci√≥n de suelos actualmente degradados puede significar la absorci√≥n y almacenaje de hasta 3.000 millones de toneladas de carbono por a√Īo.

Se estima tambi√©n que para el 2025 1.800 millones de personas en el mundo enfrentar√° una situaci√≥n de escasez absoluta de agua, mientras que unos dos tercios de la poblaci√≥n del planeta no dispondr√°n de suficientes recursos h√≠dricos.

¬ŅQu√© se puede hacer?

A menos que se reduzcan las emisiones de carbono, el cambio clim√°tico continuar√° favoreciendo la ocurrencia de temperaturas r√©cord a fines de la primavera y principios del verano, en una √©poca del a√Īo en que las personas no est√°n preparadas para lidiar con el calor extremo.

¬ŅQu√© es lo que debe suceder para que este escenario no empeore?

Mitigar el cambio clim√°tico frenando los desmontes:

Si bien desde el a√Īo 2014¬†se evidencia una interesante disminuci√≥n de los desmontes, la mitad a√ļn se realizan donde no est√° permitido. A eso se suma que, desde 2020 la gran cantidad de incendios forestales produjo un crecimiento importante de la p√©rdida de bosques nativos. Se estima que¬†el 95% se producen por factores humanos¬†(intencionalidad, accidente, negligencia);¬†y el cambio clim√°tico y la sequ√≠a aumentan su intensidad y severidad.¬†

Resulta evidente que las multas no son suficientes para desalentar desmontes ilegales e incendios forestales; y los responsables rara vez son obligados a reforestar.  M√°s deforestaci√≥n significa m√°s cambio clim√°tico, m√°s desaparici√≥n de especies, m√°s inundaciones, m√°s desertificaci√≥n, m√°s enfermedades, m√°s desalojos de campesinos e ind√≠genas, y m√°s p√©rdida de alimentos, maderas y medicinas. 

Destruir bosques es un crimen, por lo cual es clave que los gobiernos provinciales cumplan estrictamente la normativa y que se penalicen tanto los desmontes ilegales como los incendios forestales. 

Frenar las actividades extractivas en nuestro mar:

© Gabriel Bulacio / Greenpeace

La exploración de hidrocarburos en el Mar Argentino está avanzando. A pesar del constante rechazo de la población, el estado y las empresas pretenden avanzar con el desarrollo de la industria offshore de hidrocarburos que es sumamente incompatible con la realidad ambiental que le toca vivir a la Argentina.

Esta actividad genera emisiones fugitivas de metano durante la explotaci√≥n y emisiones de di√≥xido de carbono, √≥xidos nitrosos y otros durante la combusti√≥n de los hidrocarburos producidos. Estos Gases de Efecto Invernadero afectar√°n al clima, contribuir√≠an al cambio clim√°tico y lo profundizar√°n. 

Debemos tener en cuenta que en su √ļltimo reporte, el IPCC concluy√≥ que no debe haber inversiones en combustibles f√≥siles en ning√ļn lugar, y la eliminaci√≥n gradual de la infraestructura existente debe alinearse con el objetivo de 1,5 ¬į C.

En un contexto de emergencia clim√°ticano se deber√≠an abrir nuevas fronteras de explotaci√≥n, si no que se deber√≠a reducir dr√°sticamente nuestra dependencia de los combustibles f√≥siles y hacer la transici√≥n a energ√≠as limpias.

Hoy más que nunca tenemos la necesidad de protección del Mar Argentino frente al avance de la industria petrolera, para la preservación de la biodiversidad marina -especialmente en áreas de alimentación y tránsito de especies-, y la economía de las comunidades costeras.

Contra la desertificación:

La desertificación es provocada originalmente por las transformaciones en el clima producto de la crisis climática global. Sin embargo son los malos usos que le damos al suelo, al territorio, son los que terminan por eliminar la capa de suelo que es indispensable para sostener la vida. Sin ese suelo, somos mucho más vulnerables a los propios efectos de la crisis climática, en una suerte de círculo vicioso.

La √ļnica manera de detener y combatir la desertificaci√≥n es haciendo un uso sostenible de la tierra. Pr√°cticas agr√≠colas que pongan el ojo en la conservaci√≥n del ecosistema suelo, la protecci√≥n del bosque nativo, de ecosistemas claves en la preservaci√≥n de equilibrios h√≠dricos como lagos, glaciares, campos de nieve, humedales, turberas y salares -entre otros- as√≠ como la preservaci√≥n de cursos de agua o la limitaci√≥n de la miner√≠a en ecosistemas fr√°giles son claves para limitar la p√©rdida del suelo y el avance del desierto

La grave crisis climática en la que nos encontramos nos obliga a actuar en consecuencia. Los compromisos de Argentina deben ser más ambiciosos y concretos para combatir fenómenos como las temperaturas extremas.

Seguí leyendo: